Una mujer italiana de 86 años desarrollo una extraña secuela luego de recuperarse del COVID-19

Según el European Journal of Vascular and Endovasculary Surgery, en abril del 2020 cuando la mujer acudió al hospital fue diagnosticada con gangrena, sin embargo un mes ante había dado positivo a coronavirus.

La secuela que desarrollo luego del COVID-19 le invadió tres dedos de la mano derecha, por lo que tuvieron que amputárselos.

Luego de varios estudios los resultados arrojaron comportamientos irregulares en su sistema circulatorio, presión baja y coágulos que impidieron que la sangre llegara a sus dedos.

Aunque el caso de la mujer de 86 años es extraño no es la primera en presentar este padecimiento, según el especialista Roopen Aryan, el coronavirus se diferencia de otras enfermedades de tipo viral debido a su “poder” coagulante.

Aseguró que por lo menos 30 por ciento de los pacientes hospitalizados por COVID-19 presentan coágulos de sangre.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook