Es este lugar heredero de un importante legado histórico, un valioso tesoro de
cultura e identidad, motivo de orgullo para sus habitantes y la entidad mexiquense.

Coacalco, Estado de México, 11 de febrero de 2021. Para reconocer y difundir
la riqueza natural, arqueológica, gastronómica, cultural, turística e histórica de Coacalco, que en lengua náhuatl significa «En la casa de la serpiente», la Secretaría de Cultura y Turismo celebra el 159 aniversario de su fundación.

Fue el 12 de febrero de 1862 que este lugar se convirtió en municipio del Estado
de México, tras la firma del decreto correspondiente por parte del entonces
Gobernador de la entidad, Felipe de Berriozábal, general cuyo apellido se
integraría al nombre de esta demarcación municipal.

Coacalco de Berriozábal cuenta con una larga historia y vestigios prehistóricos, ya
que se encontraron osamentas de dos mamuts, que por la disposición en que
fueron localizados, se supone que la carne de esos animales fue aprovechada por los cazadores recolectores.

Son una visita obligada sus murales; el primero de 172 metros cuadrados que se
llama “Historia y Símbolos Patrios», del reconocido maestro Ariosto Otero, ubicado en la Presidencia municipal, y el segundo del maestro Tlacaelle, en el que se muestra, desde su perspectiva, la importancia de Coacalco en el México antiguo. Este último se encuentra en el exterior del auditorio municipal.

Otros de sus atractivos son el sitio arqueológico de «Teopancatitla», la Parroquia de San Francisco de Asís, cuya construcción inició en 1580 y se calcula terminó a principios del siglo XVII. La portada de la fachada y la torre conjuga el barroco tardío y el neoclásico temprano.

Si de celebrar se trata, las y los coacalquenses tienen diferentes fiestas en el año, dedicadas a sus santos patronos. En mayo a María Auxiliadora, en julio a Magdalena, en agosto a San Lorenzo y en octubre, con gran verbena popular, celebran a San Francisco de Asís.

Una de las ferias más reconocidas en la entidad es la Feria del Atole, una de las
bebidas más antiguas, proveniente de la época prehispánica, en la que la masa se
disolvía hasta poderse tomar, de ahí que la receta tradicional sea el preparado con
masa de maíz, piloncillo y agua.

Ahora, con más de 70 sabores, se puede disfrutar esta bebida con su debido
tamal o un pan de amasijo, por eso y más, visitar Coacalco de Berriozábal es una
experiencia única, llena de secretos, pleyendas e historia.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook