Metepec, México a 12 de enero del 2021.- Por diversas causas, la veterinaria responsable del establecimiento “Chiens” de Metepec, identificada como Felicia Yuriko Celis Álvarez, fue liberada de su cargo luego de que una usuaria la denunciará ante el dueño de esta franquicia por negligencia.

La señora Guadalupe, usuaria de esta veterinaria, comentó que en el lugar compró un gato de la raza Persa en 10 mil pesos, para después enterarse que en esa veterinaria no hay venta de animales y tampoco está permitida esa actividad dentro del lugar.

Por si fuera poco, la responsable de venderle está mascota, a quien la denunciante identificó como Felicia Yuriko Celis Álvarez, le aseguró que este gato ya contaba con todas las vacunas y el seguimiento médico correspondiente, lo que resultó ser falso pues este cuadrúpedo actualmente se encuentra grave debido a estos descuidos.

“Me dijo que tenía todas sus vacunas así como le llevaba el seguimiento a otro gato que tengo y resulta que solo me cobraba y nunca les puso varias vacunas, aparte dentro de todo lo que he investigado ella daba precios más elevados en diferentes productos”, comentó la afectada y dueña de la mascota que se encuentra con problemas de salud.

En una entrevista aparte de parte de esta línea editorial, de acuerdo con el veterinario Manuel Reza de Pet’s Anatomy es posible darse cuenta de estos fraudes a través de diversos puntos.

“Normalmente nos damos cuenta por las etiquetas que pegan, cuando no aplican la vacunan suelen pegar una parte de la etiqueta que no tiene ningún registro o la etiqueta del diluente, de esta forma es muy común darse cuenta de ello, otra es que las vacunas son falsas, en las etiquetas vienen nombres de enfermedades falsas y cosillas así, en cuanto a la mascota directamente la única opción para ver si está vacunado es hacer una prueba de anticuerpos, si sale positivo fue vacunado, pero por el costo es más fácil repetir la vacunación”, explicó el veterinario.

La veterinaria entregó a la usuaria, el gato desde el pasado 25 de noviembre con comprobantes falsos de que supuestamente había sido vacunado desde el 13 de octubre.

Señaló que pudo darse cuenta de que el gato nunca fue vacunado derivado de que este iba a ser castrado, sin embargo, el gato no paso las pruebas, por otra parte, el gato resultó padecer de cáncer, una enfermedad que como en los humanos, en los gatos, también es hereditaria.

Ante está situación, la usuaria afectada se comunicó con el dueño de esta franquicia, por lo que la veterinaria responsable, ya fue liberada de su cargo.

Por otra parte, el gato volverá a ser estudiado para no tener error de diagnóstico en la veterinaria “Kelvar”, que está en plaza San Carlos.

Por: Guillermo Guadarrama

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook