La pandemia y la delincuencia se encargaron de arrebatarle todo a don Jorge quien pese a la adversidad no pierde las ganas de vivir y salir adelante.

Pasó de ser «cerillito» hace 9 meses a hacer mandados en una terminal de autobuses en Toluca, horas antes del Año Nuevo unos ladrones le sacaron la cartera del pantalón y se llevaron el dinero fruto de sus nuevas actividades.

El señor Jorge Moreno Ávila dice que antes ganaba bien, pero ahora con el nuevo confinamiento gana muy poco.

Pide ayuda a la gente con algún trabajo, despensa o dinero pues además vive solo, no tiene familia y debe pagar la renta de su cuarto.

Fuente: Excelsior

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook