Desea un carrito para Día de Reyes mientras vende cubrebocas en Toluca

Mientras anhela un carrito para Día de Reyes un niño vende cubrebocas en calles de Toluca, Estado de México para sobrevivir.
Desea un carrito para Día de Reyes mientras vende cubrebocas en Toluca Desea un carrito para Día de Reyes mientras vende cubrebocas en Toluca Desea un carrito para Día de Reyes mientras vende cubrebocas en Toluca

Mientras miles de niños esperan ansiosos la llegada de Melchor, Gaspar y Baltazar (Dia de Reyes), el niño “Andrés”, vende cubrebocas y trata de aprender un poco de español en la esquina de Hidalgo con Villada, en Toluca.

Ahí en la esquina se coloca con una bolsa llena de cubrebocas de tela, su mamá los elabora y él; le ayuda a que se vendan para llevar dinero a casa.

Aunque va al preescolar, cuando no hay clases, su madre no tiene con quién encargarlo; así que se lo lleva para que aprenda a convencer a la gente de que le compren algo. El pasaje de regreso al municipio de San Felipe del Progreso y la comida, dependen de ello.

Tiene puestos, por lo regular, unos zapatos cafés que le regalaron, un pants y un suéter, él habla otomí pero ambien intenta hablar español.

Mientras anhela un carrito para Día de Reyes un niño vende cubrebocas en calles de Toluca, Estado de México para sobrevivir.

Pide un carrito para Día de Reyes

El niño de 4 años con sonrisa inquieta, asegura que sólo quiere un carro para Día de Reyes; además de vender todo para que no tenga que regresar al día siguiente con su mamá y se pueda quedar a jugar.

“Andres”, el niño maxahua es parte de los 230 mil 462 niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años laborando de los que se tenía registro en 2019, antes de la pandemia de covid-19, cifra que para la Secretaría del Trabajo estatal, aumentó por la pandemia y que en 2022 dará mucho de que hablar como consecuencia de la crisis económica que se vive.

De acuerdo con el último censo del INEGI, las cifras del mercado laboral infantil alcanzaban a 3.3 millones de niños en el país, pero se espera que aumente hasta 3.8 millones, lo que para la Red por los Derechos de la Infancia es alarmante ya que 2 millones se desempeñaban en labores peligrosas o prohibidas y no tenían la edad mínima para estas actividades, de acuerdo con los convenios y recomendaciones internacionales, así como con la legislación nacional.

Se ha detectado que los menores que llegan a pedir limosna, limpiar autos, hacer malabares o vender cualquier artículo, son provenientes de otros municipios.

Hasta la administración municipal pasada, se reconocían a más de 40 infantes en esta situación incluso se mantenía un programa pre pandemia para invitarlos a tomar cursos en las instalaciones del DIF Toluca; aunque sólo 16 menores accedieron ya que se debía contar con el permiso de sus padres.

Hasta este momento no se ha lanzado la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI), lo cual deja en indefensión a este sector.

Mientras anhela un carrito para Día de Reyes un niño vende cubrebocas en calles de Toluca, Estado de México para sobrevivir.

Cifras alarmantes

En entrevista con La Silla Rota, Juan Martín Pérez, coordinador de  Tejiendo Redes Infancia destacó que al menos el 30% de los menores que no han regresado aún a la escuela, están trabajando.

“Hay que tener presente que la actividad económica es una condición de sobre vivencia pero, obviamente, tiene un impacto directo en la calidad de vida, en la permanencia en la escuela y en la propia salud, y además, si están en territorios de control del crimen organizado, están ligados a la sobrevivencia en contextos de violencia y puede ser un factor de riesgo para que sean coptados y/o víctimas de hechos delictivos”.

A lo largo de la pandemia de covid-19; Redim ha alertado sobre el abandono de las infancias en México por la falta de políticas públicas que los consideren.

En distintas ocasiones ha señalado que México dejó de lado las necesidades y opiniones de niñas, niños y adolescentes a pesar de que la pandemia agudizó las condiciones de violencia en su contra tanto en sus hogares como en las calles.

Ante esto este 6 de enero se tiene programado que las Reinas Magas presenten el Balance Anual 2021: “Discriminación y violencia contra la niñez durante la pandemia” tanto en Palacio Nacional como a través de sus plataformas.

¿Qué es la REDIM?

La Redim es una organización civil defensora de los derechos de niñas, niños y adolescentes en México; que constantemente emite informes y posicionamientos sobre situaciones que impactan en esta población.

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News