Daniel y Jesús unieron sus vidas con todas las de la ley, lo hicieron gracias aún amparo pues los matrimonios entre personas del mismo sexo aún no están permitidos en el Estado de México, la iniciativa ha sido arrastrada en la congeladora legislativa por 20 años.

Con un beso que sella su promesa de que “amor es amor”, la pareja prometió seguir luchando desde su trinchera para que ni una pareja más deba recurrir a los amparos colectivos para poder acceder al matrimonio igualitario.

“Nos conocimos hace seis años y medio, en la prepa, nos fuimos conociendo, tuvimos citas y el 21 de agosto del 2014 formalizamos nuestra relación. A los tres años, dijimos que si durábamos otros tres nos casábamos, y bueno… ya pasaron”.

En 2019 comenzaron a buscar la forma de casarse, en agosto les negaron su derecho, por lo que se ampararon pues la Suprema Corte de Justicia ya resolvió que los matrimonios igualitarios son derechos humanos.

“Esperamos formar una familia, quizás luchar por el derecho de adoptar, lo que queremos es compartir también nuestros derechos de vida y de salud, es lo que queríamos con este matrimonio, que no estuviéramos desamparados, lo vimos en la pandemia, si no estábamos casado y yo tenía que hospitalizarme, no podía visitarme porque no es familiar directo, ahora ya es mi esposo”.

De acuerdo con Ricardo Coyotzin, son cinco los amparos que se tramitaron a través de la asociación que preside “Fuera del Clóset”, en coordinación con la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México.

“Fue un proceso de seis meses que estuvimos entrando a los juzgados, al pendiente del procedimiento, para ver cuál era la resolución pero, de acuerdo con la tesis jurisprudencial 43/2015 de la SCJN, ya todos los amparos deben salir favorables”.

Jesús y Daniel se casaron en las oficinas del Registro Civil número uno y celebraron su amor y su victoria en el Parque Alameda Cuauhtémoc, donde mandaron a los diputados un mensaje: Matrimonio igualitario ¡ya!

Jesús Pérez

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook