Apenas este 20 de diciembre fue reportado que las fuerzas federales recuperaron 49 mil 813 litros de combustible robado en los estados de Puebla, Nuevo León, Querétaro y Sinaloa

Agentes del Ejército y de la Guardia Nacional aseguraron una toma clandestina de combustible que estaba oculta debajo de un túnel, cuya longitud era de 205 metros, ubicado en un sembradío de nopal en el Estado de México. 

En coordinación con la Subdirección de Salvaguardia Estratégica de Petróleos Mexicanos (Pemex), las fuerzas federales realizaron labores de reconocimiento terrestre en el poblado de Cuautlacingo, municipio deOtumba en la entidad mexiquense. 

“Los hechos ocurrieron al notar una baja de presión en el kilómetro 1256+500 del ducto Tuxpan-Azcapotzalco por parte del sistema de monitoreo de PEMEX, por lo que inmediatamente se procedió con la supervisión del área, localizando una toma de donde se extraía el combustible”, explicó la Secretaría de la Defensa Nacional en un comunicado este 22 de diciembre.

De acuerdo con el reporte de la institución armada, la toma de huachicol, como también se conoce, era a través de una manguera reforzada, la cual medía 205 metros y ésta, a su vez, corría debajo de un túnel de 50 centímetros de ancho por un metro y medio de alto

El pasadizo estaba reforzado por una estructura de madera que desembocaba en un predio abandonado. En este sitio, presumiblemente, se extraía y almacenaba el combustible robado. 

La toma clandestina fue inhabilitada por personal del sector de ductos especialistas de Pemex.

Desde que comenzó la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, el combate al robo de combustible ha sido uno de sus principales intereses, de ahí que designó la tarea al Ejército y la Guardia Nacional. Los castrenses también custodian la circulación de pipas y planean rutas de distribución que surten a terminales de abastecimiento para las gasolinerías. 

Como resultado, los grupos dedicados al robo de combustible, o huachicoleo, han tenido que reinventar sus métodos de ordeña, por lo cual acuden a obras de ingeniería improvisada para sofisticar el robo de hidrocarburo desde los ductos. 

Desde el 1 de diciembre de 2018 al 26 de noviembre de este 2020, las autoridades reportaron que siete estados concentran el 72.51% de las carpetas de investigación por robo de hidrocarburo. 

Destaca Hidalgo como el más alto en este delito con 2,874 averiguaciones; luego sigue Puebla con 2,382 carpetas; después está el Estado de México con 2,344 casos; en cuarto lugar se ubica Veracruz con 1,795; en quinto sitio sobresale Guanajuato con 1,163 carpetas; en sexta posición Tabasco con 1,010; y de la lista se incluye a Nuevo León en séptimo puesto al acumular 689 carpetas en casi dos años.

Apenas este 20 de diciembre, un día antes del hallazgo en Otumba, fue reportado que las fuerzas federales recuperaron 49 mil 813 litros de combustible robado en los estados de Puebla, Nuevo León, Querétaro y Sinaloa.

El primer caso ocurrió en las inmediaciones de San José Carpintero, municipio de Tepeaca, en el estado mexicano de Puebla, cuando se aseguró una pipa para transportar Gas L.P., con capacidad de 7,700 litros, la cual fue abandonada sin datos de identificación en la plataforma de REPUVE; recuperándose 77 litros de hidrocarburo.

Además, en San Francisco Ocotlán, municipio de Coronango, se brindó seguridad periférica a un predio durante un cateo, en el que se aseguraron 26 metros de manguera de alta presión, un tanque cisterna con capacidad para31,000 litros, recuperándose aproximadamente 1,550 litros de hidrocarburo.

Por otro lado, en el estado de Nuevo León, poblado de Santa María en el municipio de García, se detuvo a una persona del sexo masculino por posesión de un tractocamión sin reporte de robo, acoplado a un tanque cisterna con capacidad de 44,000 litros que contenía hidrocarburo, del cual no pudo acreditar su legal procedencia; lográndose la recuperación de 44,000 litros de hidrocarburo.

El tercer caso ocurrió a los alrededores del ejido Ajuchitlancito, municipio de Pedro Escobedo en el estado de Querétaro. En aquel sitio se localizaron 27 contenedores de diferentes tamaños, por lo que la recuperación fue de 2 mil 350 litros de hidrocarburo.

El último decomiso ocurrió al norte del país, específicamente en el estado de Sinaloa, en el ejido San Antonio municipio de Guasave. En el lugar se localizó un tractor azul, sin placas de circulación, un tanque vertical de almacenamiento con capacidad de 40,000 y cinco contenedores de 20 litros; recuperándose 1,836 litros de hidrocarburo.

De acuerdo con un comunicado oficial de la Secretaría de la Defensa Nacional,el detenido y lo asegurado, fueron puestos a disposición de las autoridades correspondientes.

Redacción INFOBAE

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook