Con la intervención y manejo oportuno del personal, pudo recuperarse de esta enfermedad

Gracias a la intervención oportuna del personal adscrito al Hospital General Regional (HGR) No. 251 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Estado de México Poniente, una niña de 13 años con insuficiencia renal crónica superó con éxito el COVID-19.

Lizbeth es originaria del municipio de Tenango del Valle, y desde hace dos años fue diagnosticada con la enfermedad renal, luego de que su mamá, doña Josefina, notara cambios en el comportamiento y coloración de la piel, aunados a cansancio constante y modificación en su forma de comer.

El doctor Édgar Armando Herrera Arellano, nefrólogo pediatra del IMSS en Metepec, Estado de México, indicó que desde hace dos años Lizbeth ha llevado seguimiento oportuno de los especialistas en el HGR No. 251.

El doctor Herrera Arellano indicó que luego de una cirugía, en una de sus sesiones de hemodiálisis le fueron detectadas lesiones dérmicas en sus extremidades, parecidas a las de varicela, pero ya existía antecedente de dicha enfermedad por lo que fue descartada esta posibilidad.

Los niveles bajos de hemoglobina, así como el uso de oxígeno debido a una desaturación importante, fueron los principales motivos para que Liz se quedara hospitalizada.

Al presentar dificultad respiratoria se procedió a realizarle la prueba de COVID-19, la cual resultó positiva. De inmediato se realizó el manejo hospitalario integral, donde diversos servicios intervinieron para aislar a la paciente, debido a la vulnerabilidad de su condición.

“Dar este tipo de diagnóstico a la mamá de Liz fue difícil, debido a su situación médica. Después de permanecer hospitalizada cerca de una semana, egresó satisfactoriamente y actualmente acude al hospital para dar continuidad a su tratamiento de hemodiálisis, en espera de que en un futuro cercano pueda reiniciar el protocolo para trasplante de riñón”, dijo el especialista del IMSS.

La señora Josefina detalló lo difícil que fue saber que su hija tenía COVID-19: “Que te den esa noticia cuando sabes que tu hija es susceptible, porque es delicadita por la situación renal. Pero agradezco a los ángeles que han ayudado a mi hija, desde el policía de la entrada, los médicos, las enfermeras, todo el personal, muchas gracias”.

Por su parte, Liz expresó: “Agradezco mucho a mi familia, porque desde que inició esto me han ayudado, mis hermanas y mis papás, me dan palabras bonitas, me animan cuando me siento mal y me ayudan con mis medicamentos”.

“Siempre que estuve hospitalizada o lo necesité, todos los médicos y las enfermeras que trabajan en el hospital me ayudaron; siento bonito cada vez que pasan, porque aunque no los reconozca, me saludan, les agradezco mucho”, resaltó la pequeña.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook