Las fiestas y reuniones navideñas no estarán permitidas en los edificios de departamentos y unidades habitacionales de la Ciudad de México, durante la época de fin de año. Pero si algún vecino se resiste recibirá una multa y podrá ser detenido.

La Procuraduría Social de la Ciudad de México multará hasta con 18 mil pesos a los vecinos fiesteros que no le abran la puerta a los elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, cuando acudan a detener el festejo durante la pandemia. 

La medida se publicó el 4 de diciembre en la Gaceta Oficial de la capital del país. Ahí se explica que las Administraciones y los Comités de Vigilancia de las unidades habitacionales y de los condominios deberán permitir el acceso a los policías para detener las fiestas.

No pueden haber más de seis personas
La titular de Prosoc, Patricia Ruiz Archondo, dijo que se busca inhibir las fiestas que aglomeran a más de seis personas en las viviendas. La Procuraduría entrará a aplicar las sanciones de forma inmediata cuando la SSC les reporte que los fiesteros no les abrieron la puerta o que los administradores negaron el acceso.

Como parte del protocolo policial, los oficiales invitarán a los ciudadanos que se retiren y se cancele el festejo, con la advertencia de colaborar para reducir los contagios de coronavirus. De hacer caso omiso, la policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana procederá a realizar detenciones y remisiones ante las autoridades del Juez Cívico o ante el Ministerio Público dependiendo el caso.

Via: el Heraldo de México

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook