La Cofepris reconoció, a través de una carta enviada a los Comités de Cuenca Río Sonora, que luego de realizar nuevos muestreos en el agua de consumo humano en los siete municipios del río Sonora, afectados por el derrame en la mina Buenavista del Cobre hace seis años, persiste la contaminación por metales pesados, principalmente arsénico y plomo, lo que «representa un riesgo de salud para la población».

En un comunicado de prensa, la organización Poder destacó que a pesar de la evidencia, ni la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), ni las demás dependencias responsables, como la Conagua, la Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de Sonora (Coesprisson) y las autoridades de los siete municipios, han emprendido acciones para alertar a la población y menos para dar solución inmediata a esta emergencia sanitaria.

Fuente: Excélsior

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook