Las únicas pruebas de México contra el extitular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto, Salvador Cienfuegos, son las que envió la Fiscalía General de Estados Unidos (EU), según explicó el canciller Marcelo Ebrard.

Sin embargo, especialistas aseguran que esa evidencia, ante un juez mexicano, es inválida.

César Gutiérrez Priego, especialista en Derecho Militar y Seguridad Nacional, resaltó que esas pruebas son incluso “ilegales” si se quisieran manejar en un juzgado federal de México.

“Quisiera ver que un juez federal se animara a aceptar la intercepción de mensajes y la supuesta llamada que Cienfuegos tuvo con el ‘H-2’ sobre apoyo de drogas. Aquí en México ningún juez federal autorizó que se llevara a cabo esta intercepción”.

Agregó que también se manejaba el nombre de dos testigos protegidos que habían acordado con la Fiscalía de Estados Unidos y el Departamento de Justicia para declarar contra el general, pero para que fueran válidos en México tendrían que apegarse al criterio de oportunidad, que es la lista de testigos protegidos.

“Se deben hacer análisis claros, y estos son con base en la experiencia e información. No veo pruebas suficientes para que al general se le dicte, incluso, orden de aprehensión con la información que enviaron de EU”.

El abogado de Cienfuegos, Rafael Heredia, afirmó que no se buscará obtener un amparo que impida que su cliente sea investigado y detenido, pues “no existen cargos en su contra en territorio mexicano”.

Mexico’s President Enrique Pena Nieto and Defense Minister General Salvador Cienfuegos gesture during a military parade to celebrate Independence Day at Zocalo Square in Mexico City, Mexico September 16, 2018. REUTERS/Gustavo Graf – RC13CC42F400

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook