A pesar de la crisis mundial de salud, social y económica que el mundo enfrenta por el Covid-19, el mercado húmedo de Wuhan, en China, donde inició el primer brote de la pandemia sigue abierto al público, recibiendo multitudes de personas y comercializando y matando todo tipo de animales sin ninguna medida sanitaria.

Con ayuda de activistas locales, la organización Igualdad Animal logró documentar la operación insalubre de estos mercados en las provincias de WuhanGuangzhou, Dongguan, Guilin, Nanning y Liuzhou, donde se juntan especies que en el medio natural no llegarían a convivir, lo que aumenta el riesgo de transmisión de enfermedades zoonóticas, es decir, entre animales y humanos.

Las nuevas grabaciones obtenidas en mayo revelan que la amenaza a la salud y seguridad pública continúan, y que a pesar de los terribles meses que cambiaron la vida como la conocíamos, estos sitios, donde se cree que inició todo, los ejemplares de vida silvestre siguen siendo brutalmente comercializados y matados.

“Resulta realmente preocupante ver las condiciones en las que se transportan y comercializan animales en estos lugares, pero las matanzas son peor aún. Los animales son elegidos por los compradores y, estando completamente conscientes, son cruelmente destazados sin ningún control de sanidad. Sencillamente, la situación no ha mejorado”, alertó Dulce Ramírez, directora de Igualdad Animal México.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook