Según los reportes policiales una de las dos mujeres citó a Goncalves en su residencia presuntamente para ofrecerle un baile erótico

Después de seducir a un hombre y ofrecerle un baile erótico dos mujeres identificadas como María Malverio y Mariana Fonseca, de 19 y 23 años respectivamente, asesinaron y mutilaron a Diego Goncalves con la intención de quedarse con su herencia.

Las presuntas asesinas ya fueron detenidas en Lisboa, Portugal acusadas de robo de identidad, homicidio, secuestro y fraude según reportaron medios locales.

Según los reportes policiales una de las dos mujeres citó a Goncalves en su residencia presuntamente para ofrecerle un baile erótico, sin embargo, se trataba de un engaño para capturarlo y obtener dinero de sus cuentas bancarias.

Mujeres seducen a hombre, lo matan y cortan dedos para acceder a sus cuentas bancarias
Tras las investigaciones trascendió que las dos mujeres buscaban robarle de su cuenta alrededor de dos millones de pesos mexicanos. FOTO: ESPECIAL

Lo amarraron y estrangularon 

Tras aceptar la invitación el joven acudió al domicilio de una de las agresoras, lugar en el que fue sometido y atado a una silla donde después fue estrangulado, tras privar de la vida a su víctima las dos mujeres le cortaron los dedos con la intención de acceder a sus cuentas bancarias.

Tras realizar el crimen las dos mujeres intentaron ocultar los restos del hombre por lo que primero los ocultaron por varios días para después intentar arrojarlos al mar, sin embargo, la corriente del agua los dispersó por toda la costa por lo que fueron descubiertos por la autoridades quienes comenzaron con las investigaciones para dar con las responsables.

Ambicionaban su herencia

Tras las investigaciones trascendió que las dos mujeres buscaban robarle de su cuenta alrededor de 60 mil libras, lo que equivale a dos millones de pesos mexicanos, una herencia que la madre de la víctima le dejó después de morir.

También se dio a conocer que las responsables de la muerte de Diego tenían la intención de hacer pasar su muerte como un suicidio, pues incluso utilizaron sus redes sociales para despistar a sus conocidos y no levantar sospechas.

Ahora las presuntas asesinas afronta la justicia acusadas de los delitos de robo de identidad, secuestro, homicidio y fraude.

Redacción Heraldo de Máxico

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook