Tras visitar Tabasco debido a la emergencia provocada por las inundaciones de los últimos días, el presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que se tomó la decisión desfogar la presa Peñitas, pues se corría el riesgo de reventar y causar así una desgracia.

El mandatario explicó en su conferencia en Palacio Nacional que su traslado a dicha entidad se debió a las fuertes precipitaciones y al llenado de la presa Peñitas, pues tenía que extraerse el agua de ésta con el objetivo de no provocar más estragos entre los miles de damnificados.

“Nos preocupó mucho la situación del sábado en la madrugada, porque se llenó la presa Peñitas, hubo una precipitación de 3 mil 500 m3 por segundo a las 06:00 horas, lo que me llevó a trasladarme al estado, porque se tenía que desfogar la presa, porque esa agua podía causar muchos daños. Había que tomar la decisión de soltar agua porque se corría el riesgo de que la presa se reventara”, comentó.

López Obrador explicó que debido a esa situación se dio aviso a la población a que buscara refugios, albergues, o se trasladara a zonas altas; no obstante, con el desfogue de agua de dicha presa se evitaron los escurrimientos de ésta.

“Nos preocupó mucho la situación del sábado en la madrugada, porque se llenó la presa Peñitas, hubo una precipitación de 3,500 m3 por segundo a las 06:00 horas, lo que me llevó a trasladarme al estado, porque se tenía que desfogar la presa, porque esa agua podía causar muchos daños. Había que tomar la decisión de soltar agua porque se corría el riesgo de que la presa se reventara”, comentó.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook