Acurrucado en un rincón, a la orilla de avenida Central, fue hallado “Brayan”, de 14 años de edad, quien fue rescatado por personal del Sistema Municipal DIF Ecatepec en enero de este año, cuando una denuncia ciudadana los alertó de la presencia del adolescente.

El menor, quien se autonombró “Brayan”, se mostró hostil en un primer momento, incluso se negó dar su nombre por miedo, relatan las autoridades municipales. Al llegar al Centro de Asistencia Social Infantil de Ecatepec tenía problemas de nutrición y aportó poca información sobre él, pues sólo declaró ser originario de Chiapas. Sin embargo, tras un arduo proceso de investigación se logró dar con sus familiares.

Brayan resultó ser originario de una pequeña comunidad chiapaneca en el municipio de Mapastepec y hace dos años, en 2018, abandonó su hogar para venir a buscar trabajo al Estado de México. No aviso a nadie de su viaje y su familia lo creyó extraviado desde entonces.

El adolescente relató que durante casi un año vivió en Teotihuacán, aparentemente con un conocido, pero decidió abandonarlo para buscar a su abuela, la cual sabía vivía en Ecatepec. Al llegar al lugar en el que recordaba ella vivía, se enteró que desde hacía más de un año ya no radicaba en el lugar, por lo que quedó desamparado y comenzó a vivir en las calles.

Así estuvo viviendo alrededor de dos meses, sin un ingreso económico ni nadie que cuidara de él. Fue hasta enero de este año que fue rescatado por el DIF de Ecatepec, atendido médica y psicológicamente y puesto a salvo en la Casa Hogar del municipio.

Dar con el paradero de su familia tomo casi dos meses; sus familiares, de recursos limitados, denunciaron su ausencia ante las autoridades de su comunidad, pero al parecer solo se distribuyeron afiches en las zonas cercanas, sin llevar a cabo una investigación adecuada.

Después de una estrecha colaboración del DIF de Ecatepec con las autoridades estatales de Chiapas y municipales de Mapastepec para la reintegración del menor, se logró contactar a su madre y confirmar la identidad del joven, aunque no fue posible reunirlos debido a que los integrantes de su hogar estaban contagiados de Covid-19, así que enviar al menor representaba un riesgo para su salud.

En casa, a «Brayan» lo esperaba su madre y cinco hermanos, pero la epidemia provocó que se retrasara su reintegración familiar; aunado a que algunas instancias gubernamentales disminuyeron su capacidad de operación por el mismo motivo, lo que retrasó el proceso aún más tiempo.

Después de casi ocho meses y con su familia fuera de peligro, el joven abordó un vuelo a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, acompañad por elementos de la Procuraduría del DIF Ecatepec y de la Unidad de Atención a Víctimas de Violencia, para ser entregado ahí a sus familiares, a través de las autoridades de esa entidad.

Durante su estancia en Ecatepec, la integridad del menor fue procurada en todo momento y recibió apoyo médico y emocional. Cabe mencionar que a pesar de ser devuelto a su núcleo familiar, las autoridades locales darán seguimiento al caso para garantizar que “Brayan” crezca en un ambiente apto para su desarrollo.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook