“Todos los votos se deben contar. Nadie nos va a arrebatar nuestra democracia. No seremos silenciados, no nos dejaremos acosar. Confío en que venceremos, pero no habrá estados rojos ni azules. Solo los Estados Unidos de América”, dijo Joe Biden en mensaje a la nación, un día después de la jornada electoral.

Un grupo de organizaciones resaltó este miércoles la alta participación de las comunidades minoritarias en las presidenciales de Estados Unidos, que en el caso de la latina logró la cuota inédita de más de 15 millones de votantes, a pesar de que el resultado general no muestre al aspirante demócrata, Joe Biden, con sólidas expectativas.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos y Designados (NALEO), los hispanos que participaron en el proceso electoral sobrepasaron la cifra de 15 millones de votantes, una concurrencia “como nunca se ha visto”, dijo hoy en teleconferenciaAndrea Mercado, directora ejecutiva de New Florida Majority.

Mercado reconoció que, aunque en Florida las proyecciones que dan al mandatario Donald Trump ganador no se ajustaron a las expectativas de estos grupos sociales, sí resultó positiva la alta participación de los hispanos y afroamericanos.

También resaltó algunas victorias particulares, como lo fue el triunfo de Daniella Levine Cava en la Alcaldía de Miami-Dade, al sur de Florida, la primera mujer en ejercer este cargo.

Grupos destacan la gran participación de las minorías en elecciones de Estados Unidos - Emisión de votos en Estados Unidos. Foto de EFE
Emisión de votos en Estados Unidos. Foto de EFE

Tengo confianza de que veremos a Trump fuera de la Casa Blanca”, manifestó en la teleconferencia junto a miembros de otras organizaciones sociales, y en la que dijo que no cesarán “de demandar que el partido” que les “representa lo haga mejor”, en alusión al Partido Demócrata.

En tono más positivo, Alex Gomez y Tomas Robles, del grupo LUCHA, de Arizona, expresaron su satisfacción no solo por las proyecciones que apuntan a un triunfo de Biden en este estado, que era otro campo de batalla, sino por las contiendas electorales para escaños en el Senado federal y en los que han resultado vencedores los demócratas Kyrsten Sinema y Mark Kelly.

“No hemos terminado esta campaña electoral. Estamos peleando por el alma de este país”, dijo a su turno Art Reyes, del grupo We The People Michigan, quien manifestó que en este estado, clave para Biden de cara a sus aspiraciones a la Casa Blanca, las organizaciones sociales y progresistas están “fortaleciendo una nueva estructura social”.

Brianna Brown y Michelle Tremillo, del grupo Texas Organizing Project, pusieron de relieve la “masiva participación” en Texas de los afroamericanos, más de un millón de ellos, según sus cálculos, y de los que el 70 por ciento fueron mujeres de esta comunidad.

Tremillo incluso llamó la atención de que a diferencia de otras elecciones, en las que a los minutos del cierre de las urnas se declaraba ganador al candidato republicano en este estado, en la jornada de ayer debieron pasar “varias horas”.

Nse Ufot, del grupo New Georgia Project, resaltó que este estado del sureste se haya convertido en uno de los “nuevos campos de batalla” y destacó la alta participación de los afroamericanos en los comicios, uno de los grupos poblacionales más afectados por la pandemia del coronavirus.

Vamos a asegurarnos de que cada voto sea contabilizado”, prometió la activista, en alusión al conteo pendiente de los votos por correo.

Tras la jornada electoral del martes, y a falta de conocerse los resultados de estados clave, Biden suma por ahora 248 compromisarios en el Colegio Electoral frente a los 214 que ha acumulado Trump en su objetivo común de llegar a los 270 que dan la victoria.

Con información de EFE

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook