Durante los casi cuatro años de aparente guerra entre talamontes clandestinos y gobierno municipal se perdieron alrededor de 2 mil 500 hectáreas de bosque, sin embargo, de acuerdo con el alcalde de Ocuilan el delito de la tala clandestina de montes en la actualidad ha reducido de un 80 a un 90 por ciento.

El presidente municipal de Ocuilan, Vicente Rivera Fuentes, reconoció que la baja en este delito fue gracias a la intervención de la Guardia Nacional, así como aoportunidades para aumentar el trabajo en la zona y evitar que los ciudadanos caigan en las labores clandestinas de deforestación.

“Más allá de un acuerdo (porque nunca nos sentamos a platicar) lo que impusimos fue la oportunidad de bajar la tala a través de la Guardia Nacional, pero también estamos pidiendo al gobierno federal que nos ayude con programas alternos del mismo bosque… Además exhortamos a que en Ocuilan nos ayuden a generar fuentes de empleo, de esta manera continuamos contrarrestando la falta de empleo y de esta manera quienes se dedican a la tala del bosque puedan encontrar nuevas alternativas de empleo”,

expresó el alcalde de Ocuilan.
Foto: Cumbre Informativa

De igual forma, señaló que ha hecho el llamado al gobierno de Andrés Manuel López Obrador para que envié apoyo para llevar a cabo el programa federal “Sembrando vida” que tiene como objetivo la plantación de arboles y el cuidado de las áreas verdes del país.

Además, mencionó que la zona donde mayormente se ha visto la reducción es el camino de Morelos y explicó que, en San Juan Atzingo, son los comuneros los que se hacen cargo de la vigilancia de los bosques, ahora con la compañía de la Guardia Nacional, lo que a su consideración ha permitido que el delito tenga una reducción del 95 por ciento.

Además, señaló que a casi un año de su administración, se han plantado alrededor de 250 mil árboles nuevos en la zona, sin embargo, por las 2 mil 500 hectáreas perdidas a causa de la tala clandestina necesitan el apoyo del poder federal.

Cabe destacar que, desde hace varios años, la tala clandestina en la zona se había convertido en el problema más grave del municipio, lo que generó una aparente guerra entre la autoridad municipal de ese entonces, Félix Alberto Linares a quien en al menos dos ocasiones agredieron los presuntos talamontes clandestinos con armas de fuego.

https://www.facebook.com/plugins/video.php?height=314&href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FSeUnoNoticias%2Fvideos%2F818408025366975%2F&show_text=true&width=560

Por: Guillermo Guadarrama

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook