Se llevó a cabo la capacitación a distancia “Violencia feminicida en el Estado de México”.

Toluca, Estado de México, 27 de octubre de 2020.- El feminicidio es la forma extrema de violencia contra la mujer y uno de los retos que el Estado Mexicano debe enfrentar con urgencia a través de la prevención y erradicación de la cultura machista, misógina y carente de perspectiva de género; por ello, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) vigila que las instituciones actúen de forma inmediata y cabal ante una petición de auxilio o denuncias de violencia de género, pues no hacerlo deja en indefensión a la persona y la expone al feminicidio.

Así lo señaló el jefe del Departamento contra la Discriminación de la Codhem, Mario Ernesto Montes de Oca Bernal, y añadió que la violencia contra las mujeres afecta los derechos humanos y es uno de los principales y más graves obstáculos para lograr una sociedad justa, igualitaria y plenamente democrática: las estadísticas oficiales de la ONU indican, en México, cada día son asesinadas entre siete y 11 mujeres, con lo cual este país se ubica entre los países con más delitos de este tipo.

En la conferencia “Violencia feminicida en el Estado de México”, efectuada como parte de la capacitación a distancia que imparte la Codhem, destacó que el feminicidio no es una casualidad, sino el resultado de varios factores, del entramado social, cultural y político que avala, normaliza y permite que las mujeres sean asesinadas, incluso sin que haya consecuencias o castigo al victimario.

Pidió prevenirlo, a través de actividades que sensibilicen a estudiantes y público en general a evitar discursos y chistes misóginos, publicidad y lenguaje sexista y sobre todo, normalizar conductas machistas agresoras; pues advirtió que existen complicidades de integrantes de la sociedad y de las propias instituciones de gobierno, que a veces son indolentes.

Invitó a hombres y mujeres a concientizarse de la situación, pues ellas son asesinadas por el hecho de ser mujeres, a diferencia de los hombres que mueren en accidentes, riñas, asaltos, secuestros y otras situaciones; además, en ocasiones las instituciones y la sociedad las revictimiza, al señalar que las asesinaron por su comportamiento, forma de vestir o de ser.

Enfatizó que la falta de sensibilización y las limitantes de conocimiento en torno al feminicidio, sus características y consecuencias, advierten un reto que el Estado tiene no solo por realizar acciones de tipo penal en torno al fenómeno, sino de manera estructural y cultural, para tener representantes capacitados y sensibles que impulsen políticas públicas para prevenir y sancionar la violencia de género y el feminicidio, detalló.

Refirió que hay fenómenos en torno al feminicidio como la deshumanización y cosificación de la mujer, pues hay quienes empiezan a “normalizar” esa situación y ya no les causa sorpresa una muerta más; impunidad, revictimización, culpar a la víctima y justificar al agresor, por ello, destaca la labor de organizaciones civiles y familiares de las víctimas para visibilizar esa problemática.Por ello, es necesario concienciar a la población sobre las graves consecuencias de la violencia de género que ocurre en la familia y otros ámbitos sociales como la escuela, el trabajo y los medios de comunicación; de ahí la importancia de que en esta capacitación haya estado presente personal docente del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de México (CECYTEM) planteles Zinacantepec, Jilotepec, Toluca, Chimalhuacán, Tecámac y Tezoyuca; promotores de Convivencia Escolar y Casa Cultura de Otzoloapan.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook