Raniere era el líder de la secta conocida como NXIVM, que atrajo a miles de seguidores, incluidos millonarios y celebridades.

Un tribunal de Nueva York dictó este martes una contundente condena de 120 años de prisión para el líder y fundador de la secta sexual Nxvim, Keith Raniere, que aprovechó este supuesto grupo de autoayuda para abusar sexualmente de una larga lista de mujeres, por lo que en junio de 2019 fue declarado culpable de tráfico sexual, pornografía infantil y crimen organizado a la espera de una sentencia que llegó hoy sin clemencia.

Raniere, durante años descrito por sus seguidores como un «genio», pasará con toda probabilidad el resto de su vida entre rejas tras seis semanas de juicio el año pasado durante el que la fiscalía presentó pruebas de que el canadiense contaba con un harén de «esclavas» sexuales a las que marcaba.

Con información EFE

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook