El exmandatario de Bolivia, Evo Morales, exigió este jueves la renuncia del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, por el papel que jugó el organismo regional durante las elecciones de octubre de 2019.

«Luis Almagro no tiene autoridad moral para dirigir los destinos de la OEA, debe renunciar. Sus manos están manchadas de sangre boliviana», escribió Morales en su cuenta de Twitter. «Si no lo hace, solicito a los Estados Miembros que inicien su desvinculación al amparo del Artículo 116 de la Carta de la OEA», advirtió.

El artículo establece que la Asamblea General de la OEA, con el voto de dos tercios de los Estados miembros, puede remover al secretario general o al secretario general adjunto, cuando «así lo exija el buen funcionamiento de la organización». 

Morales señaló que las acciones de Almagro y de Manuel González —excanciller de Costa Rica y quien lideró la Misión de Observación Electoral de la OEA durante los comicios de octubre de 2019— derivaron en «masivas violaciones de los derechos humanos» y en la «comisión de crímenes de lesa humanidad». 

«Presentaremos una denuncia contra ellos ante la Corte Penal Internacional para que sean procesados y juzgados», anunció el mandatario depuesto boliviano.

El grupo de auditores de la OEA que verificó los resultados de las elecciones generales del 20 de octubre de 2019 —en las que Morales obtuvo la victoria en primera vuelta— señaló presuntas «irregularidades» en 226 de las 4.692 actas que revisaron. En medio de una creciente polarización alimentada por sectores de la derecha boliviana que alegaron fraude en los comicios, la OEA publicó un informe preliminar, el 10 de noviembre de 2019, en el que instó a anular los resultados de las elecciones generales del 20 de octubre y convocar nuevos comicios.

Morales anunció la convocatoria a nuevas elecciones, pero fue forzado a dimitir por el comandante general de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, y el de la Policía Nacional, Vladimir Calderón. 

Tras el golpe de Estado contra Morales y la autoproclamación de Jeanine Áñez como presidenta interina, la OEA publicó el informe final de los comicios el 4 de diciembre de 2019, en el que afirmó que la victoria en primera vuelta del mandatario depuesto «fue estadísticamente improbable».

No obstante, en el mismo documento, el organismo aseguró que hubo irregularidades pero al mismo tiempo admitió que no pudo «contrastar la información consignada con las actas de escrutinio y cómputo», debido a la quema de material electoral.  

«No hay paralelismos»

Durante el cierre del período ordinario de sesiones de la OEA, Almagro dijo este jueves que «no era muy inteligente» hacer «paralelismos» entre los resultados de los recientes comicios y los de octubre de 2019, a pesar de que en ambos ganó el candidato del Movimiento Al Socialismo, el partido de Evo Morales.

«Si ustedes ven el resultado de estas elecciones, comparado con el resultado de las elecciones anteriores, o del propio referéndum, realmente no hay cifras trasladables», aseguró Almagro, tras considerar que es «un despropósito absoluto» atribuirle los votos de Arce a Morales.

El secretario general de la OEA consideró que si Morales hubiese obtenido los votos de Arce -quien ganó después de un golpe de Estado contra el líder de su partido político- Bolivia no hubiera tenido los «problemas» que ha afrontado «en el último tiempo», sin referencia expresa a la violencia política contra el MAS y la instauración de un Gobierno de facto.

Fuente: RT

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook