Luego de tres años libre de lepra, este año el EdoMéx registró un caso de lepra, enfermedad infecciosa que sigue creciendo lenta y silenciosamente en todo el país, en plena crisis sanitaria por la pandemia causada por el virus del COVID-19.

La Lepra que es una enfermedad infecciosa crónica curable que provoca, principalmente, lesiones en la piel y daños en los nervios, ocasionada por la bacteria Mycobacterium leprae y que afecta principalmente a la piel, los ojos, la nariz y los nervios periféricos.

Si bien en el Estado de México aún no existe una alerta sobre está bacteria, desde el mes de marzo se detecto el primer caso en el municipio de San Mateo Atenco, mismo que sigue vigente pero en tratamiento, aunque no se descarta la posibilidad de que está enfermedad pueda expandirse.

Además que desde hace tres años, en esta entidad no se había registrado ningún caso de Lepra, es por eso que el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave), de la Secretaría de Salud federal (SSA) reporto que ya se realiza el monitoreo ante el surgimiento de nuevos casos, ya que existe la posibilidad de que más personas hayan tenido contacto con las personas infectadas.

Y es que en otros estados del país, ya ha comenzado un rebrote de la misma pues las entidades que ya registran casos en lo que va del año son Sinaloa con 32 casos, Michoacán con 15 casos, Jalisco con 6, Colima 3 casos, Chiapas y Nuevo León con 4, Tamaulipas 2, al igual que Coahuila, Baja California, Guanajuato y Quintana Roo.

Los estados de México, Morelos, Oaxaca, Aguascalientes, cuentan con un caso y Yucatán cuenta con 7 casos, siendo este el que ha registrado el último rebrote pues cinco de los siete registros fueron en los últimos días.

Si bien, en todos los registros se están atendiendo a los portadores, la cura para esta enfermedad tarda hasta 12 meses, por lo que durante este tiempo posiblemente podrían causar mayores infecciones.

Por: Guillermo Guadarrama

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook