En días pasados, la web se inundó de coloridas imágenes de pequeños pulpos de peluche reversibles que cambian de color y cara: de un lado el pulpo tiene semblante feliz y al darle la vuelta se muestra enojado.

Los hay de todos los colores y sus precios van desde $250 hasta $490 la docena en redes sociales como Facebook, donde los internautas crearon grupos específicamente para la compra y venta de estos muñecos de peluche. Y sí, todo mundo quiere uno.

Incluso ya hay pulpos reversibles caseros, hechos por las manos artesanales de personas que quieren emprender en el negocio.

¿Para qué sirven?

De acuerdo con sitios de internet, los pulpos reversibles fueron creados como medio de comunicación para niños con trastornos como autismo, TDAH y Asperger. Según esta teoría, los pulpos les ayudan a mostrar sus emociones de forma terapéutica y expresar cuándo están felices o enojados. Los colores, dicen, también significan algún estado de ánimo.

La página de Facebook Neurosis Colectiva, proveedora de terapias psicológicas online, lo describe así:

“resulta muy útil debido a que no solamente es una herramienta con la que puede proyectar dos emociones básicas, o estados emocionales tales como: satisfacción o insatisfacción, buen humor o mal humor, disposición o indisposición; sino es también un juguete agradable de acompañamiento”

El sitio web de Stress Free Kids, especializado en terapias para niños, tiene un cuento infantil que podría ser el origen de los curiosos peluches. La historia de “El pulpo enojado” narra cómo una niña encuentra a un pequeño pulpo iracundo en el fondo del mar y le muestra la forma de controlar su ira. Finalmente, después de varias técnicas de respiración, la niña logra que el pulpo esté nuevamente feliz.

En la descripción del video se lee: “El pulpo enojado. Un cuento sobre cómo controlar la ira que enseña la relajación muscular activa y progresiva y la respiración profunda”.

Comunicación de pareja

Un perfil en Instagram de venta de pulpos reversibles en Medellín, publicó un video donde un joven explica cómo logró solucionar una parte de sus problemas de pareja: obsequió un pulpo reversible a su novia para saber si ella estaba enojada o feliz, y de esa forma, evitar discusiones más grandes. En el video se observa cómo la chica, oculta bajo las cobijas, saca el pulpo con carita enojada para que su pareja sepa que está molesta.

No son pocas las parejas que ya externan su necesidad de adquirir uno con la esperanza de mejorar su comunicación.

Reporte Indigo

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook