Dos mil 187 puntos con vestigios arqueológicos han sido detectados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en los tramos de Palenque a Escárcega y Escárcega a Calkiní, tras la revisión del 40 por ciento de la ruta del Tren Maya con tecnología LIDAR (Laser Imaging Detection and Ranging, por sus siglas en inglés), de los cuales ubicaron 12 focos rojos que requerirán una exploración arqueológica minuciosa in situ y que iniciará en diciembre próximo.

Así lo confirma a Excélsior Pedro Francisco Sánchez Nava, coordinador Nacional de Arqueología, quien adelanta que la dependencia evalúa la apertura de cuatro nuevos sitios de la cultura maya en el marco del Tren Maya. Se refiere a Nadzca’an, Tankah, Ichkabal y uno de los dos sitios recién detectados en Candelaria, así como la ampliación de Chichén Itzá, Palenque y Tulum.

Nadzca’an es un sitio que comparte características con los sitios que están en la reserva de Calakmul, es un espacio cívico religioso (data del año 250 al 1000 d.C.) que está cerca de Calakmul y se ubica casi a orilla de carretera. Así que la ruta del tren pasará muy cerca. Hace años lo visité, tiene numerosas estelas en su interior y varios grupos arquitectónicos. En algún momento estuvo abierto a la visita pública, pero por conservación no se consolidó”, explica Sánchez Nava.

sitios nuevos de la cultura maya evalúa abrir el INAH en el marco de la ruta del tren

Otro sitio considerado es Ichkabal, en Quintana Roo, al poniente de la laguna de Bacalar con una superficie de 30 kilómetros cuadrados, donde han registrado estructuras masivas de hasta 46 metros de altura y es señalado como un importante centro político de la región.

Además, abunda, el INAH estudia la posibilidad de abrir uno de los cuatro sitios ubicados en la zona de Candelaria, el cual deberá consolidarse antes. “Es otra zona para su eventual apertura en el primer tramo de la ruta, pero necesitará una exploración de gran calado”.

Foto: Ilustrativa

¿Cuántos espacios arqueológicos importantes han detectado con el LIDAR?, se le pregunta. “Puedo hablar de los dos primeros tramos. En el primero, de Palenque a Escárcega, se han detectado cuatro sitios con características monumentales; y en el de Escárcega a Calkiní, hay ocho con edificios de características monumentales. Pero esto no debe asustarnos, sabíamos que iba a ocurrir”.

¿Podría ampliar? “No podría dar las coordenadas, pero son 12 espacios importantes en los dos primeros tramos. Hemos avanzado en dos sitios del primer tramo, donde hemos contabilizado 90 estructuras en uno y 40 en otro”.

¿Ya fueron resguardados? “Están resguardados en el papel, pero tenemos que ser discretos porque en los hechos no tienen ningún nivel de seguridad. Así que la gente intentará acercarse, por curiosidad, y preferimos dejarlos así, que ya están protegiéndose en tanto hay notificación y acuerdo con Fonatur de que éstos se van a cuidar”, agrega.

¿Hay edificios monumentales? “Sí, de más de 10 metros de altura, los cuales forman plazas y conjuntos. Además, se han localizado áreas habitacionales donde, seguramente, habrá enterramientos y espacios domésticos. Así que excavaremos. Sin embargo, no son ciudades en un sentido estricto, sino grupos de estructuras que forman conjuntos armónicos. Sí son lugares relevantes y nuestra obligación es señalarlo ante los desarrolladores de la obra para buscar la mejor estrategia que no incida en costos, tiempos y nos permita avanzar en el conocimiento arqueológico”.

¿Qué hay en los más de 2 mil puntos registrados? “No hablaría de dos mil monumentos porque es engañoso, sino donde hay desde un metate hasta un montículo o una estela, pero en cada caso se realizará un análisis formal. Vale la pena señalar que, desde la antigua ruta del tren,  afectó a algunos de éstos. En ese caso, haremos exploraciones para obtener información y hacer trabajos de conservación y preservación, pues, aunque fueron afectados en un primer momento, no los vamos a dejar a la deriva”, reconoce.

Fuente: Excelsior

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook