María Lopes Da Silva, una abuelita de 114 años, cumplió su sueño de comprarse una casa el pasado jueves 15 de octubre en Brasil, de donde es residente.

La mujer nació en 1906 y pasó gran parte de su vida trabajando como empleada doméstica hasta que este 2020 al fin le entregaron un título de propiedad por parte del Departamento de Vivienda de Recife.

Otras 127 personas también se hicieron de una casa, pero María Lopes destaca debido a su edad y porque nunca abandonó su sueño. Ahora, el hogar de la abuelita se ubica en el conjunto habitacional Zeferino Agra, localizado en la zona norte de Recife.

«Trabajé muchos años como empleada doméstica, estuve en diversas ocupaciones y nunca desistí de la idea de tener mi propio techo. Estoy muy feliz de tener ahora la propiedad definitiva de mi casa«, contó la mujer de 114 años que ya ha alcanzado popularidad en redes sociales, donde los internautas han expresado su admiración.

Cada casa del conjunto habitacional conjunto habitacional Zeferino Agra tiene una superficie de 40.7 metros cuadrados y cuenta con sala, dos dormitorios, cocina, baño y área de lavado. Al entrar, Da Silva no pudo evitar romper en llanto, pues se trata de un objetivo por el que luchó toda la vida.

El caso recordó al de Víctor Nicolás Brígido, originario de San Lucas, Oaxaca, el abuelito que terminó la prepa a sus 80 años luego de haber recorrido 40 kilómetros cada jueves de los últimos tres años para llegar al Centro de Educación Abierta No. 4., de San Juan Bautista Tuxtepec. El hombre ahora va por la Universidad porque desea convertirse en todo un profesionista.

Redacción sdp

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook