Los Lakers de Los Ángeles consiguieron su título número 17 de la NBA al arrollar en el sexto juego de las Finales al Heat de Miami con una brillante actuación de LeBron James, quien puso un alto a las críticas y asumió el liderazgo de la quinteta californiana.

10 años después de su último título, los Lakers vuelven a ser campeones

Con el triunfo de este domingo, los Lakers cerraron las Finales por marcador global de 4-2 y alcanzaron su 17º anillo, igualando a los Celtics de Boston como las franquicias más ganadoras de la historia.

LeBron James sumó 28 puntos, 14 rebotes y 10 asistencias y, a sus 35 años, consiguió el cuarto anillo de su carrera, cumpliendo su promesa de devolver a los Lakers a la cima de la NBA y rendir tributo al fallecido Kobe Bryant.

Con Jimmy Butler (12 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias ) y el resto de los Heat exhaustos después de la heroica victoria del viernes, los Lakers lograron encarrilar el triunfo con una exhibición en la primera parte en la que se fueron al descanso con ventaja de 28 puntos (64-36).

Miami, que dio la gran sorpresa de los playoffs al llegar a las Finales, soñaban con forzar el séptimo y definitivo partido y para ello recuperaron a su base Goran Dragic, lesionado en el pie izquierdo en el primer partido.

Pero desde el primer momento se vio que las piernas de los jugadores de Miami estaban más fatigadas que las de su rival. Su gran estrella, Jimmy Butler, había sido decisivo el viernes con un triple doble con 35 puntos pero a costa de jugar todo el partido salvo 49 segundos y este domingo apenas pudo lograr 12 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias.

El pívot All-Star Bam Adebayo, quien se perdió dos partidos de las Finales por una lesión en el cuello, fue el mejor anotador de los Heat con 25 puntos y 10 rebotes pero nunca pudo ser el jugador dominante de la serie anterior con los Celtics de Boston.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook