Un agente secreto británico, James Bond, fue enviado detrás de la Cortina de Hierro dos años después del lanzamiento de la primera película con el agente 007, según los archivos publicados recientemente por el Instituto Polaco de la Memoria Nacional (IPN).

James Albert Bond llegó a Varsovia el 18 de febrero de 1964 y ocupó oficialmente un puesto de archivista en la embajada británica, indican documentos del servicio de contra espionaje comunista.

Según los servicios comunistas, Bond, nacido en 1928, se parecía poco a su homólogo ficticio, conocido sobre todo por su afición por el vodka-martini y las mujeres.

Los funcionarios polacos señalaron que James Bond estaba «interesado en las mujeres», pero era «muy cauteloso» y no entró verdaderamente en contacto con los ciudadanos polacos, según los documentos publicados en Facebook esta semana.

Según el IPN, era «un agente de bajo nivel con un nombre muy mediatizado» ya que los agentes comunistas también conocían al héroe ficticio.

Los archivos indican también que James Bond intentó visitar «instalaciones militares» en Bialystok y Olsztyn, en el este de Polonia, cerca de la frontera de la época con la Unión Soviética, en octubre y noviembre de 1964.

Aparentemente sin éxito resonante, el verdadero James Bond abandonó Polonia el 21 de enero de 1965.

El escritor Ian Fleming, autor de la serie y él mismo un antiguo agente británico, ha dicho siempre que su héroe debía su nombre al ornitólogo estadounidense James Bond, del que poseía un libro sobre las aves del Caribe.

Fuente: Excelsior

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook