Alexandra Wilson, una abogada británica de raza negra, denuncia haber sido confundida tres veces con una acusada dentro de una corte en un solo día. La letrada, especializada en derecho penal y familiar, relató los eventos en Twitter, provocando una inmediata investigación y, al mismo tiempo, dejando al descubierto un problema de racismo en los tribunales de Reino Unido.

Wilson contó que cuando llegó este miércoles a la corte, un guardia de seguridad la detuvo en la entrada y le preguntó su nombre para poder encontrarla «en la lista de acusados». Cuando le explicó que era abogada, el vigilante se disculpó, lo que la hizo pensar que se había tratado de un «error inocente». Ya dentro de la sala de vistas, otra jurista le pidió que esperara afuera y le dijo que un ujier le haría firmar y luego la llamarían para su «caso». «Le expliqué que era una abogada. Parecía avergonzada y dijo: ‘oh, ya veo'», relató.

Luego, Wilson se acercó al fiscal, pero antes de poder hablarle, un ujier, «en voz muy alta», le pidió que saliera de la sala. «Antes de que pudiera responder, me preguntó si estaba representada«, afirma la mujer, recalcando que de nuevo tuvo que explicar quién era. Según la legista, «afortunadamente» logró hablar con el fiscal y el caso en el que participaba «procedió sin problemas». No obstante, recalca que lo ocurrido «no está bien» y espera «no tener que justificar constantemente su existencia en el trabajo«.

Fuen: RT

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook