CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La pérdida de confianza del presidente Andrés Manuel López Obrador, los obstáculos que encontró por su afán de sujetarse a las reglas y no torcer los procedimientos administrativos y los indicios de corrupción detectados en la custodia y venta de bienes asegurados fueron las razones por las que Jaime Cárdenas decidiera renunciar al Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado (Indep) y regresar a la academia.

En declaraciones al noticiario Detrás de la Noticia de Radio Fórmula, el jurista desdijo al presidente Andrés Manuel López Obrador al argumentar que es falso que se haya cansado o no tenga vocación de servicio.

Jaime Cárdenas decidiera renunciar al Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado (Indep) y regresar a la academia.

“El presidente (Andrés Manuel López Obrador) piensa que la política es de resultados, y que lo que vale es conseguir eso resultados. Yo estoy de acuerdo con ello, pero también, como abogado que soy, insistía en procedimientos administrativos, en cumplimiento de normas administrativas, y a veces eso se veía como un obstáculo para la toma de las decisiones y para conseguir los resultados”, atajó.

Además, reveló que el gobierno federal esperaba de él una lealtad ciega; sin embargo, aclaró que la suya era una “lealtad reflexiva”, lo cual provocó problemas y como consecuencia su renuncia.

“Ellos esperaban, seguramente, de mí una lealtad, que, por supuesto, tuve, pero mi lealtad no era ciega, sino una lealtad reflexiva”, abundó.

Cárdenas comentó que él exponía dudas y puntos de vista, lo mismo a colaboradores cercanos a López Obrador que al presidente mismo, los cuales, subrayó, “no siempre gustaban”.

Los choques de ideas entre él y López Obrador en los tres meses que permaneció en el cargo generaron, dijo, “muchas molestias y la pérdida de respaldo del presidente”.

“Fue inevitable que se diera mi salida. Varias veces el presidente cuestionó mi formación de abogado, mi carácter formalista, mi insistencia en los procedimientos, y yo decidí que era lo mejor para el bien de la institución de la que era titular”, reiteró.

Jaime Cárdenas aseguró que, contrario a lo que dijo López Obrador, no se fatigó al trabajar en el Indep; es más, aseguró, nunca ha trabajado con tanto entusiasmo como en dicho instituto.

“Yo creo que no he trabajado nunca con tanto ahínco, con tanto gusto como en estos tres meses. Para nada me fatigué. Desde luego que sí hubo momentos de desaliento, cuando se daban estos diferendos con el equipo del presidente”, manifestó.

A pesar de la falta de apoyo, Cárdenas aclaró que no se va desilusionado de López Obrador ni del gobierno. “Por supuesto que no, López Obrador es un buen presidente”, remachó.

“Yo respeto mucho al presidente, le tengo un gran aprecio personal. Yo creo que el presidente, aunque tenga críticas hacia mí, ha sido generoso conmigo. Yo creo que es un gran presidente. Con la 4T, yo deseó que sea una realidad.

“No estoy desilusionado con la 4T ni con el presidente. Lamento mucho irme. Así son las cosas, cuando ya no estás bien en un lugar, es mejor irte”, expresó.

Redacción Proceso

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook