Sony pagará a Microsoft por las exclusivas temporales de Deathloop y Ghostwire Tokyo, dado que los acuerdos de exclusividad temporal se mantendrán para sendos juegos. Hace unas pocas horas, Microsoft ha desvelado el que ha sido el gran movimiento de 2020 y uno de los mejores de toda su historia: la compra de Bethesda. Bethesda Studios, Arkane Studios, iD Software, Tango Gameworks y otros tantos estudios ya forman parte de Microsoft, porque la compañía se ha hecho con Zenimax, grupo de estudios que los aunaba a todos ellos. A pesar de la compra, Microsoft se ha comprometido a mantener los acuerdos suscritos entre Bethesda y Sony.

Eso significa que, desde que se haga efectiva la compra, Sony pagará a Microsoft por las exclusivas temporales de Deathloop y Ghostwire Tokyo. Por lo tanto, es de esperar que estos juegos lleguen con algo de retraso a Xbox Series X y S y Xbox Game Pass. No obstante, los usuarios de Microsoft podrán disfrutar de todo el catálogo de Zenimax hasta entonces, porque es de esperar que todos los juegos se vayan incorporando paulatinamente al servicio. En el que permanecerán de forma permanente, como todos los títulos de Microsoft.

Dado que la exclusividad de los juegos de Bethesda no ha quedado del todo claro, dado que cada juego será estudiado de forma individual, es probable que los pagos de Sony se prolonguen en el tiempo. Porque, en caso de que los títulos de Bethesda no se sumen a los first-party de Microsoft y no sean exclusivos, saldrán a precio estándar en PS5. Lo que se traduce en que, cada unidad vendida de todo juego de Bethesda, recaerá en manos de Microsoft.

Fuente: Somos Xbox

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook