Toluca, México a 16 de septiembre del 2020.- La nueva normalidad generó que este año, la celebración del grito de independencia fuera diferente, pues ser realizó en los distintos municipios, del Estado de México, pero esta vez no hubo gente aglomerada a las afueras de los palacios municipales y de gobierno, lo que también significó pérdidas considerables en el sector comercial, tanto informal como establecido, ante la falta de los ciudadanos en las calles.

En tan solo el Estado de México, la celebración del grito sin gente, causó una pérdida de alrededor de dos mil 950 millones de pesos, que se estimaban que impulsarían los establecimientos de bares, venta de ropa, restaurantes, centros nocturnos, hoteles, papelerías, mercerías, entre otras.

Lo anterior, sin contar los locales que generalmente se colocan dentro del primer cuadro de cada municipio, con la venta principalmente de antojitos mexicanos, banderas y artículos conmemorativos a esta fecha patria.

De acuerdo con el Consejo Coordinador Empresarial del Estado de México (CCEM), los establecimientos más afectados durante esta fecha, son los relacionados con venta de vinos y alimentos, así como papelerías y mercerías, tomando en cuenta que esta fecha era una pieza clave del año para su aumento en ventas.

Las bajas ventas continuarán durante toda la semana patria e incluso se expandirá a otros sectores, tales como los centros comerciales.

Cabr recordar que el año pasado, tan solo en el sector de bares y restaurantes, las ventas de los festejos patrios 2019 sumaron alrededor de 2 mil millones de pesos en la entidad.

En un giro desesperado para obtener ganancias este año, bares y restaurantes cambiaron los paquetes de fiestas patrias enfocados en la venta de alcohol, por paquetes de desayunos, sin embargo, los restauranteros aseguran que estas ofertas no son tan atractivas como las registradas con ventas de bebidas alcohólicas.

Con estas ofertas se estima la recaudación de al menos 250 millones de pesos, lo que se traduce en apenas el 25 por ciento de lo recaudado el año pasado.

En tanto a la Cámara Nacional de Comercio Servicios y Turismo (CANCO-SERVITUR), se comparo las ganancias del año pasado durante la temporada patria en el estado de México, misma que también fue de alrededor de 2 millones de pesos, son embargo en este año estima que las ganancias se encuentren por los 800 millones de pesos, siendo el valle de Toluca y el valle de México las regiones que más registraron movimiento económico.

Esta problemática no solamente ha pegado a los comercios establecidos, puesto que también era una fecha importante para el comercio informal y los vendedores ambulantes de toda la entidad.
Es el caso de los vendedores de banderas, quienes, tras el término de la celebración del grito de independencia, aseguran haber vendido apenas el 10 por ciento de sus productos, por lo que la inversión hecha para la venta de banderas los dejo en números rojos.

De acuerdo con los vendedores de banderas, a esto se le atribuye que lo niños no hayan regresado a clases presenciales, puesto que eran el principal objetivo de sus ventas ya que entre banderas y productos para el adorno de las aulas y trajes típicos recaía en ellos, sin embargo, al no haber clases, no hubo venta efectiva.

Señalaron que, aunque los demás días, las calles en el Estado de México se ven llenas, la gente difícilmente compra los productos, puesto que la dinámica laboral les impide detenerse a comprar, sin embargo, los días 15 y 16 de septiembre que es cuando generalmente, la sociedad sale a disfrutar de las calles y la festividad mexicana este año fue cancelada por lo que las calles se vieron vacías y por ende, las ventas bajas.

De las ventas de comida y antojitos mexicanos, ni hablar, puesto que el 15 y 16 de septiembre era su oportunidad para colocarse a las afueras de los espacios de celebración, para generar sus ventas, no obstante, ni siquiera tuvieron oportunidad de colocarse ante la falta de ciudadanos en la celebración.

Guillermo Guadarrama

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook