Alerta tus sentidos en casa

Ciudad de México— El Presidente Andrés Manuel López Obrador dará la noche del 15 de septiembre el tradicional Grito para conmemorar el 210 aniversario de la Independencia de México, pero lo hará frente a una plancha del Zócalo sin público, con algunos militares, la banda de guerra, 60 representantes de medios de comunicación y una antorcha gigante.

En medio de la pandemia de Covid-19, que ha dejado más de 70,000 muertos en México, el mandatario se negó a cancelar los festejos, como hicieron algunos gobernadores y alcaldes del país.

Sin embargo, ajustó la ceremonia para impedir el acceso de las personas al Zócalo, resguardado por el Ejército desde el domingo pasado.

Inicialmente, el Presidente había planteado la posibilidad de que 500 militares participaran en la conmemoración, portando antorchas que simbolizarían “la llama de la esperanza”.

Posteriormente, se analizó un escenario en el que estarían presentes sólo 90 elementos castrenses para formar una antorcha humana con luces de bengala.

Sin embargo, ayer se confirmó que, tras realizar varios ensayos y evaluar las condiciones de seguridad, sólo será encendido un pebetero gigante, que quemará unos 50 kilogramos de gas para mantener la llama durante la ceremonia.

En 2019, el presidente gritó 20 vivas; 10 fueron dedicados a los héroes nacionales y la otra mitad a héroes anónimos, comunidades indígenas, la libertad, la paz, la justicia, la soberanía y la democracia.

De acuerdo con los organizadores, se prevé que esta noche el Jefe del Ejecutivo incluya en su arenga a quienes han luchado contra la pandemia, como el personal médico y de enfermería, pero también a los pacientes que pelean para superar la enfermedad.

Redacción Reforma


There is no ads to display, Please add some

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook