Alerta tus sentidos en casa

Un grupo de astrónomos de nivel internacional afirma haber encontrado fosfina en las nubes del planeta vecino, que es un gas de origen biológico.

Un grupo de astrónomos de cinco universidades a nivel internacional, dirigido por la profesora Jane Greaves de la Universidad de Cardiff, afirman haber encontrado posibles indicios de vida en Venus, el planeta más cercano a la Tierra, esto luego de que descubrieran que las nubes altas de ese planeta contienen fosfina, un gas que en la Tierra solo se produce a nivel industrial o por microbios que prosperan en entornos libres de oxígeno.

Si las teorías en torno al descubrimiento se confirman, la explicacion más probable a la presencia del gas en el planeta sería que haya vida en Venus, lo cuál revolucionaría para siempre la idea que teníamos sobre la vida extraterrestre, pues debido a las altas temperaturas que alcanza el planeta vecino por su cercanía al Sol, hasta ahora se creía casi imposible que pudiera albergar vida.

​Los astrónomos han especulado durante décadas que las nubes altas en Venus podrían ofrecer un hogar para los microbios, que flotan libres de la superficie abrasadora, pero que aún necesitan tolerar una acidez muy alta. La detección de moléculas de fosfina, que consisten en hidrógeno y fósforo, podría apuntar a esta vida «aérea» extraterrestre. El nuevo descubrimiento se describe en un artículo publicado en Nature Astronomy.

¿Cómo descubrieron las señales de vida extraterrestre?

El equipo utilizó por primera vez el telescopio James Clerk Maxwell (JCMT) en Hawái para detectar la fosfina, y luego se les otorgó tiempo para seguir su descubrimiento con el grupo de 45 telescopios del Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA) en Chile. Ambas instalaciones observaron Venus en una longitud de onda de aproximadamente 1 milímetro, mucho más de lo que el ojo humano puede ver; solo los telescopios a gran altitud pueden detectar esta longitud de onda de manera efectiva.

En un comunicado de la Royal Astronomical Society, la profesora Greaves dice: «Este fue un experimento hecho por pura curiosidad, en realidad, aprovechando la poderosa tecnología de JCMT y pensando en futuros instrumentos. Pensé que podríamos descartar escenarios extremos, como las nubes llenas de organismos. Cuando obtuvimos los primeros indicios de fosfina en el espectro de Venus, ¡fue un shock!».
Naturalmente cautelosos sobre los hallazgos iniciales, Greaves y su equipo estuvieron encantados de pasar tres horas con el observatorio ALMA, que es más sensible. El mal tiempo agregó un retraso frustrante, pero después de seis meses de procesamiento de datos, se confirmó el descubrimiento.

La fosfina, un gas de origen biológico está presente en Venus

El profesor Hideo Sagawa de la Universidad Sangyo de Kioto utilizó sus modelos para la atmósfera venusiana para interpretar los datos y descubrió que la fosfina está presente pero es escasa: solo unas veinte moléculas por cada mil millones.

Luego, los astrónomos realizaron cálculos para ver si la fosfina podría provenir de procesos naturales en Venus. Advierten que falta algo de información; de hecho, el único otro estudio del fósforo en Venus provino de un experimento de aterrizaje, llevado a cabo por la misión soviética Vega 2 en 1985.

El científico del Instituto de Tecnología de Massachusetts William Bains dirigió el trabajo sobre la evaluación de las formas naturales de producir fosfina. Algunas ideas incluían la luz del sol, los minerales lanzados hacia arriba desde la superficie, los volcanes o los relámpagos, pero ninguno de estos podría producir nada cerca de ellos. Se descubrió que las fuentes naturales producen como máximo una diezmilésima parte de la cantidad de fosfina que vieron los telescopios.

Si existe vida en Venus sería muy diferente a la de la Tierra

Para crear la cantidad observada de fosfina en Venus, los organismos terrestres solo necesitarían trabajar a aproximadamente el 10 por ciento de su productividad máxima, según cálculos de Paul Rimmer de la Universidad de Cambridge. Sin embargo, es probable que cualquier microbio en Venus sea muy diferente a sus primos terrestres para sobrevivir en condiciones hiperácidas.

Las bacterias terrestres pueden absorber minerales de fosfato, agregar hidrógeno y, en última instancia, expulsar el gas fosfina. Les cuesta energía hacer esto, así que no está claro por qué lo hacen. La fosfina podría ser solo un producto de desecho, pero otros científicos han sugerido propósitos como protegerse de las bacterias rivales.

«¡Encontrar fosfina en Venus fue una ventaja inesperada! El descubrimiento plantea muchas preguntas, como cómo podrían sobrevivir los organismos. En la Tierra, algunos microbios pueden hacer frente a aproximadamente un 5 por ciento de ácido en su entorno, pero las nubes de Venus están casi completamente compuestas de ácido «, expresa la doctora Clara Sousa Silva del MIT.

Podría haber vida en otros rincones del Sistema Solar

Pueden existir otras posibles biofirmas en el Sistema Solar, como el metano en Marte y el escape de agua de las lunas heladas Europa y Encelado. En Venus, se ha sugerido que las rayas oscuras donde se absorbe la luz ultravioleta podrían provenir de colonias de microbios. La nave espacial Akatsuki, lanzada por la agencia espacial japonesa JAXA, actualmente está mapeando estas rayas oscuras para comprender más sobre este «absorbente ultravioleta desconocido».

El equipo cree que su descubrimiento es significativo porque pueden descartar muchas formas alternativas de producir fosfina, pero reconocen que confirmar la presencia de «vida» requiere mucho más trabajo.

Aunque las nubes altas de Venus tienen temperaturas agradables de hasta 30 grados centígrados, son increíblemente ácidas, alrededor del 90 por ciento de ácido sulfúrico, lo que plantea problemas importantes para que los microbios sobrevivan allí. La profesora Sara Seager y el doctor Janusz Petkowski, ambos del MIT, están investigando cómo los microbios podrían protegerse dentro de las gotas.

El equipo ahora espera ansiosamente más tiempo del telescopio, por ejemplo, para establecer si la fosfina se encuentra en una parte relativamente templada de las nubes y para buscar otros gases asociados con la vida. Las nuevas misiones espaciales también podrían viajar a nuestro planeta vecino y tomar muestras de las nubes in situ para buscar más señales de vida.

​Redacción Milenio

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook