La alcaldesa de Ocoyoacac, Anayeli Olivares se tardó más de hora y media en atender a un grupo de manifestantes que exigían que se rescatara del olvido al municipio, y es que la edil se estaba pintando las uñas en una estética cercana a la alcaldía.

A las 10:00 de la mañana comenzó la marcha blanca por parte de la Unión de Delegados de Ocoyoacac en conjunto con familiares de víctimas de violación, desaparición y homicidio, caminaron hacia la alcaldía.

En las pancartas se leía: “¿Cuántas nalgas presidenta? ¿Cuánto vale tu atención?” (en relación a las supuestas diversas operaciones estéticas a las que la edil se ha sometido), además de reclamos sobre el nulo avance qué hay en su gobierno.

Una vez en la explanada municipal colocaron tres cruces de madera en memoria de quienes han perdido la vida a causa de la inseguridad en el municipio y de la que alcaldesa de deslindó al decir que se trata de delitos federales.

Mientras los relatos de las víctimas se hacían público, Anallely Olivares se estaba haciendo manicure a unos metros, en horario laboral, mientras los vecinos inconformes exigían una audiencia con ella.

Al percatarse de dónde estaba la primera edil, la llevaron a la puerta lateral del ayuntamiento, los ánimos se calentaron.

Tras más de 45 minutos acorralada en la puerta secundaria que era resguardada al interior por los manifestantes, Olivares decidió entablar diálogo en la explanada, donde recibió reclamos por más de hora y media.

Por: Pedro Pérez/SéUno Noticias

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook