Se brinda atención integral y personalizada a personas con depresión y ansiedad

Con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la Representación Estado de México Poniente resalta la importancia de la identificación oportuna de situaciones de depresión, estrés y ansiedad.

El licenciado Jared Salazar Alcántara, psicólogo clínico del área de SPPSTIMSS (Servicios de Prevención y Promoción de la Salud para Trabajadores del IMSS) en el Hospital General Regional (HGR) No. 251, comentó que deben identificarse puntualmente los factores de riesgo que propicien que una persona sea potencialmente suicida.

“El aislamiento, rechazo social, núcleos familiares desintegrados, relaciones sentimentales conflictivas o duelos, son factores interpersonales que pueden generar sentimientos de tristeza o depresión. Desde el aspecto comunitario o social, las personas también pueden verse afectadas por situaciones como desastres naturales, discriminación, trata de personas o contingencias como la que vivimos hoy día”, dijo el especialista del IMSS.

Agregó que en el aspecto individual, el consumo de sustancias, desempleo, problemas económicos, dolor crónico corporal y antecedentes familiares de suicidio, pueden interferir en la pérdida del sentido de la vida.

Advirtió que para identificar a una persona que pueda tener riesgo de cometer suicidio se deben tener en cuenta aspectos como: cambio abrupto de comportamiento, agresivo o muy sumiso; modificaciones drásticas en los hábitos; crisis por pérdida de un familiar, o disminución en el rendimiento laboral o académico.

Además, indicó, de dificultad para concentrarse, aislamiento social, pérdida de interés en las actividades diarias, repartición de objetos muy significativos y referencias constantes a la muerte.

El especialista del IMSS Estado de México Poniente resaltó que en el Instituto se cuenta con profesionales en Psicología Clínica que cuentan con las herramientas para la evaluación integral de personas con depresión, ansiedad y estrés.

En esta evaluación se cataloga de acuerdo con la gravedad, en: leve, moderado o severo. Las personas con síntomas leves se tratan en el primer nivel de atención; moderados, se atienden en segundo nivel con profesionales de Psicología Clínica, y severos, se derivan a tercer nivel con especialistas en Psiquiatría, explicó.

El licenciado Salazar Alcántara concluyó que para la adecuada intervención de estos casos, se tratan de manera personalizada; los profesionales de la salud asociados al área de Psicología Clínica brindan técnicas enfocadas en lo cognitivo y conductual, con la finalidad de resignificar el sentido de la vida de la persona y, en caso de existir alguna afectación orgánica, otorgan tratamiento farmacológico.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook