Se llama Kaavan, pero era conocido como «el elefante más triste del mundo». Estaba encerrado en soledad en el zoológico de Islamabad, capital de Pakistán. Pero por fin, tras 35 años de sufrimiento, fue liberado.

Esta liberación fue el resultado de la permanente presión de grupos ecologistas y activistas, que exigían unas mejores condiciones para Kaavan. Informa el diario británico Daily Mail que el elefante pasó el requisito que le faltaba, un examen veterinario en profundidad, para permitir su salida del zoo.

Pese haber recibido el visto bueno de los veterinarios, éstos detectaron que el animal tiene sobrepeso y signos de no haber llevado una nutrición adecuada. Además, presenta lesiones en sus patas y uñas, presumiblemente por haber pasado tanto tiempo encerrado en un lugar con un suelo poco apropiado para sus pisadas. Está previsto que Kaavan viaje ahora hasta Camboya, donde se le buscará compañía y unas mejores condiciones de vida.

En mayo, el Tribunal Superior de Pakistán ordenó el cierre del zoológico debido a sus pésimas condiciones y su negligencia sistémica. Rescatar a Kaavan de las terribles condiciones del zoológico atrajo la atención de activistas de animales de todo el mundo y celebridades, incluida la cantante estadounidense Cher, que presionó para su reubicación.

Desafortunadamente, el rescate llegó demasiado tarde para dos leones que murieron durante un intento de traslado a fines de julio después de que los cuidadores de animales locales prendieran fuego en su recinto para obligarlos a entrar en sus cajas de transporte.

«Después de los controles, que confirmaron que Kaavan es lo suficientemente fuerte, ahora se tomarán medidas para finalizar su reubicación en un santuario de animales potencialmente en Camboya», dijo Martin Bauer, representante de Four Paws, una organización mundial de bienestar animal con sede en Viena, Austria.

Con información de Sabelo

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook