A pesar de que se creía que los extraños perros cantores de Nueva Guinea(Canis lupus hallstromi) están extintos porque hace más de 50 años que no se les ve en la naturaleza, la buena noticia es que no es así. O, al menos, eso apunta un nuevo estudio publicado en PNAS. Los investigadores afirman que se han encontrado recientemente ejemplares de perros cantores salvajes en Papúa.

En un principio se pensó que los ejemplares eran perros salvajes de las tierras altas de Indonesia. Esta es otra raza de perros es más rara y antigua todavía, también se suele ver poco en la naturaleza. Sin embargo, esta investigación apunta a que trata de perros cantores y no perros salvajes de las tierras altas. Estos perros se distinguen del resto gracias a su vocalización, ya que tienen un canto único que se asemeja al de los lobos o, incluso, al de las ballenas. Pero, ¿cómo han podido saber que se trataba de perros cantores y no de perros salvajes de las tierras altas?Actualmente hay unos 200 o 300 perros cantores en cautividad

En 2018, tras varios avistamientos en años anteriores de ejemplares que podrían ser perros salvajes de las tierras altas, los investigadores recogieron muestras biológicas de tres ejemplares para analizar su ADN. De esta forma, sabrían de qué raza de perro se trataba con más exactitud. Para saber si eran perros cantores, los investigadores analizaron el ADN tanto de estos ejemplares que se habían encontrado en la naturaleza, como los de otros que se encuentran en cautividad. De hecho, hay unos 200 o 300 perros cantores en cautividad, lo que ha facilitado el análisis.

Diferencias en el ADN entre perros cantores cautivos y salvajes

Aparecen perros cantores de Nueva Guinea en la naturaleza tras 50 años sin saber de ellos
Fundación New Guinea Highland Wild Dog

Gracias al análisis del genoma nuclear de estos ejemplares capturados en Papúa-Nueva Guinea se ha podido proporcionar «evidencia basada en el ADN de una relación ancestral entre los perros salvajes de las tierras altas y los perros cantores de Nueva Guinea cautivos«, comentan en el estudio.

Esto «sugiere», por tanto, que «la población fundadora de los perros cantores no está, de hecho, extinta». «La prueba real proviene de los estudios nucleares que muestran que, a nivel de ADN, el perro salvaje de las tierras altas de Indonesia coincide con el de los perros cantores cautivos, lo que quiere decir que este no está extinto en la naturaleza», señala Elaine Ostrander. La investigadora es la autora principal del estudio e trabaja en el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano (NHGRI). «En el árbol de la vida, esto los hace mucho más relacionados entre sí que con las razas modernas como el pastor alemán o el bassett hound», añade James McIntyre, coautor del estudio.

A pesar de compartir ADN, el tiempo y la separación física de ambas poblaciones ha modificado parte del genoma. Y, por tanto, no tienen genomas exactamente iguales, según explican los investigadores. No solo la separación física ha afectado sino, también, a la falta de variabilidad genética entre los perros cantores en cautividad. Debido a que han tenido que reproducirse dentro de un grupo muy pequeño. Esto no solo amenaza la supervivencia de la especie, sino que además dificultaba el estudio de los orígenes de los perros cantores de Nueva Guinea. «Precisamente, el descubrimiento puede ayudar a generar una verdadera población de perros cantores, preservando la raza original«, indican en ABC.

Además, los investigadores apuntan a que, debido a su característico canto, también puede ayudarnos a estudiar los trastornos vocales humanos, su origen y posible tratamiento.

Hipertextual (Redacción)

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook