Tras las diligencias forenses realizadas por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México se descubrió que Arturo “N” , presunto implicado en el asesinato del notario Luis Miranda Cardoso, no murió a causa de un suicidio provocado por ahogamiento, sino por un traumatismo craneoencefálico; además, la víctima presentaba otras lesiones en el cuerpo, lo que hace dudar de la primera versión emitida por la Subsecretaría de Control Penitenciario del Estado de México, quien de manera preliminar señaló que este individuo se habría quitado la vida dentro de su celda en el penal de Santiaguito.

Fue a través de una tarjeta informativa que la Fiscalía indicó que, tras acudir a realizar las primeras diligencias a la celda del área conocida como “imaginaria” se encontró el cuerpo sin vida del presunto responsable, mismo que estaba colgado de un pantalón atado a los barrotes de una ventana, coincidió con la primera versión sobre el presunto suicidio.

No obstante, luego de canalizar el cadáver a las instalaciones de la Coordinación General de Servicios Periciales, se pudo establecer que la víctima presentaba diversas lesiones en el cuerpo y que una de ellas fue un traumatismo craneoencefálico severo, lo cual fue la verdadera causa de muerte, reveló la Fiscalía mexiquense.

La corporación agregó que la Secretaría de Seguridad del Estado de México ha colaborado con las diligencias realizadas y que se continuará con las mimas para determinar las causas de estas lesiones que podrían descartar la muerte como suicidio.

Cabe mencionar que este sujeto fue detenido el 16 de agosto por su presunta participación en el asesinato del exmagistrado Luis Miranda Cardoso, padre del diputado federal Luis Enrique Miranda Nava. Este hombre confesó que era extrabajador de Miranda Cardoso y que no había sido el único implicado, pues explicó que hay otros dos. Tras la audiencia inicial el pasado 17 de agosto, Arturo “N” fue hallado sin vida dentro de su celda, presuntamente a causa de suicidio.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook