• Que después de la golpiza que le dieron al asaltante del trasporte público se hiciera viral, se dejó al descubierto, nuevamente, la incapacidad de las autoridades mexiquenses por solucionar uno de los problemas que más aquejan a la población del estado.

• Que dicho delito tuvo un incremento considerable en el último mes, esto a partir del regreso de las actividades de miles de personas después de la cuarentena.

• Que los asaltos en el trasporte público no son una novedad, ni algo que tenga poco tiempo, es tan añejo que ha hecho que los usuarios vayan preparados para ser robados, escondites secretos y celulares falsos son algunas de las estrategias, pero a demás el hartazgo ha hecho que las víctimas empiecen a hacer justicia por cuenta propia sin que ninguna autoridad intervenga.

• Que casos cómo los exhibidos esta semana no son aislados, sin embargo el riesgo de que esto se convierta en una verdadera tragedia es latente, pero cómo siempre después del “niño ahogado querrán tapar el pozo”.

• Que es momento de aceptar que la estrategia de seguridad pública en el Edoméx es fallida y que el gobernador Alfredo Del Mazo debe de poner todo lo que esté de su parte para que esto desaparezca, ya sea remover de sus cargos a la secretaria de seguridad pública Maribel Cervantes o del fiscal del estado Alejandro Gómez Sánchez, porque no solo se trata de prevenir el delito sino de acabar con la impunidad que impera en el Edoméx, el estado donde se cometen delitos como asaltos, secuestros, extorsiones, violaciones, homicidios y feminicidios, y no pasa nada.

O ¿qué opina usted?

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook