Un potente sismo remeció el martes por la noche la Península de Alaska, y se emitió una alerta de tsunami que hizo huir a los residentes a terrenos elevados antes de que se cancelara la alerta sin registrar olas peligrosas.

El terremoto de magnitud 7.8 se produjo el martes a las 23:12, hora PST, según el Servicio Geológico de Estados Unidos. Se detectó a una profundidad de 28 kilómetros (17 millas), mayor de la estimada en un principio. El epicentro se situó en el mar, 105 kilómetros (65 millas) al sur-suroeste de Perryville, Alaska.

El temblor provocó una alerta de tsunami para el sur de Alaska, la Península de Alaska y las Islas Aleutianas, que se canceló el miércoles de madrugada, unas dos horas después.

Las sirenas sonaron y las autoridades pidieron a los ciudadanos que se refugiaran en el interior del estado o en lugares altos.

«Sobre la base de los parámetros preliminares del sismo (…) olas de tsunami peligrosas son posibles en las costas situadas hasta más de 400 km del epicentro del temblor de tierra», dijo el centro de alerta del Pacífico para los tsunamis.

Posteriormente, se canceló la alerta de tsunamis en el estado. «Para las demás costas estadounidenses y canadienses en América del Norte, el nivel de peligro se está evaluando», añadió.

En videos compartidos en medios sociales se oían las sirenas de emergencia mientras los vecinos seguían las recomendaciones de evacuar.

En la Isla Kodiak, la escuela secundaria local abrió sus puertas a los evacuados, al igual que la iglesia católica local, según el Anchorage Daily News.

“Tenemos una escuela secundaria llena de gente”, dijo Larry LeDoux, superintendente del Distrito Escolar de Kodiak. “Estoy repartiendo mascarillas desde que sonó la primera sirena”, dijo al diario.

“Todo está tan tranquilo como es posible. Tenemos probablemente a 300, 400 personas, todas con mascarillas”, dijo.

El riesgo de tsunami no afectó a Hawai ni otras costas estadounidenses o del Pacífico canadiense, según el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico.

Alaska forma parte del llamado Cinturón de Fuego del Pacífico, una zona sísmica y volcánica que abarca la costa oeste de las Américas y la este de Asia, así como las islas de Japón, Taiwán, Filipinas, Indonesia, Malasia y Nueva Zelanda.

Desde 1900 se han registrado otros seis terremotos de magnitud 7.0 o superior en un radio de 250 kilómetros de donde se produjo el temblor del martes. El más grande fue un temblor de 8.2 en 1938.

El 27 de marzo de 1964, un terremoto de magnitud 9,2, el más violento jamás registrado, golpeó la zona de Anchorage, principal ciudad de Alaska. El sismo duró varios minutos y provocó un maremoto en toda la costa oeste de Estados Unidos que mató a más de 250 personas.

Redacción El Universal

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook