No hay un riesgo sistémico con la desaparición del Banco Ahorro Famsa (BAF), pues era una institución pequeña en comparación con los grandes bancos que operan en el país.

Ayer martes, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), junto con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) anunció que iniciaba el proceso de liquidación de Banco Ahorro Famsa (BAF) y la revocación de su licencia para operar.

Banco Ahorro Famsa es parte de Grupo Famsa, que la semana pasada dijo que buscará acogerse a las leyes estadounidenses para reestructurarse y evitar una quiebra, debido a las afectaciones por la crisis económica generada por el coronavirus.

Sin embargo, la desaparición de su unidad bancaria no tiene que ver con insolvencia o su proceso de protección de acreedores, sino a irregularidades que detectaron las autoridades. Te explicamos.

La revocación de su licencia se da por una gestión riesgosa, caracterizada por dar créditos a personas relacionadas del grupo por encima de los límites regulatorios y los registros indebidos de dichas operaciones.

Los créditos relacionados con personas o empresas del grupo son legales, pero no deben rebasar cierto límite que ponga en riesgo los niveles de capital del banco.

Desde principios de 2019, la CNBV notificó a Banco Famsa de estas irregularidades y la instó a corregirlas. Entre agosto y septiembre de ese mismo año, los accionistas del banco tomaron una serie de medidas, como aportación de capital y liquidación de operaciones con personas relacionadas mediante dación de terrenos y propiedades cedidas por accionistas.

Sin embargo, la autoridad indicó que estas acciones no eran suficientes para la restitución del capital del banco, por lo que a finales de junio de este año se tomó la decisión de revocar la licencia del banco y su liquidación.

¿Afectará esto al sistema bancario del país?

No hay un riesgo sistémico con la desaparición del Banco Ahorro Famsa (BAF), pues era una institución pequeña en comparación con los grandes bancos que operan en el país.

“Se prevé que la resolución de la situación de BAF no tenga un efecto significativo sobre el resto del sistema financiero, ya que sus exposiciones interbancarias son reducidas y la amplia mayoría de sus depositantes están cubiertos por la totalidad de sus saldos por el seguro de depósitos del IPAB, en los términos de la legislación vigente”, indicó la SHCP.

¿Qué pasará con el dinero de los clientes?

Los depósitos de los 580 mil 774 clientes de Banco Famsa están protegidos por el Instituto para la Protección del Ahorro Bancario (IPAB)

Quienes sean clientes de esta institución pueden hacer el cobro de sus recursos ante el IPAB, entrando a su sitio web o llamar al teléfono (55) 7100 0000, donde se les atenderán sus dudas.

Los recursos que usa el IPAB para proteger a los ahorradores no son de contribuyentes, sino que se obtiene de las aportaciones que hacen las instituciones de banca múltiple cada mes.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook