«Amigos, somos artistas de circo. Tenemos 90 días sin trabajar. Apoyenos con lo que gusten. Gracias.»; es lo que dice la cartulina que carga la hija de Robbi Rethy Junior, mientras que él y su otro hijo realizan malabares cuando el semáforo está en rojo sobre la avenida Las Torres a la altura del municipio de Zinacantepec desde el pasado lunes.

Robbi es brasileño pero es naturalizado mexicano, explica en entrevista que los ahorros que tenía están prácticamente por terminarse; la última vez que salió a un escenario fue a mediados de marzo y expone que su tercer hijo de cuatro, fue el que tuvo la idea de salir al semáforo para conseguir un sustento.

«Él agarró y nos dijo papá, por qué no vamos al semáforo. No, hombre, cómo crees que vamos a ir al semáforo, qué van a pensar. No papá, dice. Sí no estamos robando, no vamos hacer nada malo. Y me insistió como 3 veces y a la tercera, le dije: sí vamos»

relató Robbi.

El 23 de marzo pasado, el gobierno del Estado de México determinó por la contingencia sanitaria, cancelar todo evento masivo. Una semana antes, el circo en donde trabaja Robbi, llegó a Zinacatepec y desde entonces dejó de percibir algún ingreso por su trabajo, situación que afectó no solo a sus 4 hijos y esposa, sino a sus compañeros también. Desde esa fecha todo ellos están varados.

Pero Robbi dice que durante estos días se ha percatado que «la gente de acá de Toluca, yo de mi parte, yo le agradezco a toda la gente de Toluca que nos ha apoyado muchísimo ,nos ha apoyado con despensa ,tienen el corazón muy grande, les agradezco muchísimo de corazón».

De acuerdo con el semáforo epidemiológico de la Secretaría de Salud Federal, hasta que haya fase amarilla, los eventos masivos y centros recreativos podrán volver a operar pero solo para un 50 por ciento de su aforo. Actualmente la entidad mexiquense está en fase roja. Robbi , quien desde los 10 años de edad trabaja en el circo, espera la fase amarilla para regresar con sus hijos al escenario, el cual describe, como el lugar donde pertenecen.

«Esto del semáforo no es el trabajo de nosotros , la vida de nosotros es el circo. Son los aplausos. Los niños. Entonces si extrañamos muchísimo eso de trabajar, de trabajar abajo de la carpa, escuchar la risa del público, el aplauso, los gritos, y si es algo medio difícil porque es algo que nadie lo esperaba»

finalizó Robbi.

Bernardo Jasso

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook