CHALCO. Edoméx. 12 de mayo de 2020.- Este medio día familiares de presos del penal de Huitzilzingo, intentaron meterse a la fuerza, forzando las primeras rejas, debido a que se les prohibió las visitas, por salud, para evitar contagios por Covid-19, en este municipio mexiquense. 

Desde temprana hora, se presentó un motín dentro del Penal CPRS (Centro Preventivo y de Readaptación Social) de Huitzilzngo Chalco, ubicado sobre la carretera Chalco – Mixquic, según reconoció Dalmacio Becerril Tapia, director del penal. 

Todo inició cuando las autoridades estatales se pusieron en contacto con el Director del Penal de Chalco, quien les informa que en el dormitorio número 5, se presentó una alteración por parte de 10 personas presas, por motivo de la restricción de las visitas, por lo que tuvieron que llegar en apoyo 200 elementos de la SSEM, para evitar que el problema se saliera de lugar. 

Por lo que a las 9:15 horas vuelve a salir el director informando que ya está controlada la situación y que agradece el apoyo a la SSEM. Posteriormente, las autoridades deciden esperar otro poco, por si se presenta otra situación similar y avanzan un kilómetro atrás, en el estacionamiento del Soriana, ubicado sobre el Libramiento Arturo Montiel, Colonia Portales de Chalco Municipio de Chalco, con un estado de fuerza de 50 elementos y 5 unidades pendientes con una reacción al penal de 5 minutos en Vehículos. 

Una hora después llega un grupo grande de familiares de los internos, quienes forzan la reja de acceso al área visita del penal de Huitzilzingo, únicamente abriendo pero no lograron ingresar al penal, reclamando porque no se les permitía la entrada a visitar a sus familiares. 

El personal de vigilancia del Penal logró retomar nuevamente el control de la puerta y lograron poner cadena y candado de seguridad. Dalmacio Becerril tuvo que salir a dar la cara, para entablar una conversación con familiares de los internos, dónde les indica que sus internos se encuentran bien. 

Por su parte lo que piden los familiares es que dejen parar a algunas personas, para ver qué estén bien sus internos, pero el director les dice que no tiene órdenes de dejar pasar a nadie, para evitar cualquier contagio. 

Tras la riña, cuatro PPL (personas privadas de la libertad), fueron trasladadas a un hospital de la zona para ser valoradas medicamente, derivado de los golpes que sufrieron durante la gresca; ninguna de ellas se reporta herida de gravedad. 

Con información de: Reporteros en movimiento

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook