Alerta tus sentidos en casa

Hasta tres días tardan los familiares de personas que mueren por Covid-19 en llevarse los cuerpos. Es un problema que orilló al Hospital Regional Zaragoza del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) a rentar un tráiler donde se depositan los cadáveres. Puede mantener seis en resguardo, pero la semana pasada llegó a tener 24, explicó Carlos López Morales, director del nosocomio.

Esta unidad hospitalaria es la que mayor capacidad de atención tiene del instituto, incluso por arriba del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre. Cuenta con 527 camas censables y no censables. De ellas, 143 se asignaron para recibir a pacientes con Covid-19 y ya se encuentra al borde de la saturación.

Ayer no podía recibir a ningún enfermo grave que requiriera de un ventilador. Los 38 equipos disponibles estaban ocupados, y de 105 camas de hospitalización general para pacientes con el coronavirus, sólo había cuatro disponibles.

En entrevista, López Morales comentó que hasta ahora ha podido manejar la situación porque hay egresos por mejoría o deceso, y se van abriendo espacios. Este panorama se vive en el Zaragoza desde hace tres semanas. A diario se proporcionan ahí 250 consultas para personas con alguna enfermedad respiratoria, de las cuales entre 18 y 20 requieren ser internadas.

La mayoría son casos leves que luego de algunos días mejoran y son dados de alta. Los menos, alrededor de 5 por ciento, evolucionan a una condición grave y se ubican en el área de terapia intensiva o en espacios con ventiladores médicos.

Ayer continuó el incremento en la ocupación hospitalaria en la zona metropolitana del valle de México, con más de 20 hospitales que se reportaban como sin disponibilidad.

Sobre la posibilidad de aumentar la capacidad de atención del Hospital Zaragoza, dada la creciente demanda, el director reconoció que por falta de personal estamos al límite. Podría tener 50 a 60 camas más para terapia intensiva, pero faltan los ventiladores.

El especialista detalló que los pacientes graves permanecen hasta 15 días en cuidados intensivos y dependiendo de la severidad de la infección algunos logran recuperarse. El pasado viernes fueron dados de alta 12 que estuvieron intubados.

Destacó que este es el único hospital del Issste en la zona oriente del valle de México. Atiende a derechohabientes de Iztapalapa y Nezahualcóyotl, que son las localidades con la mayor cantidad de casos del virus en la región.

Lamentó que en esas localidades y otras de la región las personas no han atendido las medidas de distanciamiento social. Siguen en las calles y luego nos llegan aquí.

Respecto de las quejas de familiares por falta de información sobre la evolución de sus pacientes, indicó que en este nosocomio hay personal asignado para cumplir con esta tarea y también se dispondrá de dos teléfonos celulares para que se puedan comunicar. Confió en que de esta manera se logre disminuir la incertidumbre que hay por la pandemia, sobre todo porque debido al elevado riesgo de contagio no están permitidas las visitas para nadie.

Fuente y foto: La Jornada

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook