Zoom es la aplicación de moda durante la epidemia de coronavirus. Esta herramienta sirve para hacer videollamadas de trabajo, pero también para organizar fiestas de amigos en las que hasta 49 personas pueden compartir pantalla. Tal es el éxito que está teniendo, que en el pasado mes de marzo registró un pico de 200 millones de usuarios en todo el mundo.

¿Fiestas por videoconferencia? Sí, están teniendo un éxito bestial: es la forma en las que las personas se reúnen de forma virtual, se ven las caras y disfrutan. Pero algunas de esas fiestas se desmadran y la gente se desnuda. Y Zoom no quiere que nadie vincule su programa al sexo. Por eso ha puesto en marcha un sistema para localizar desnudos.

Así descubre Zoom si sus usuarios están desnudos mientras hacen una videollamada o una reunión grupal
Así descubre Zoom si sus usuarios están desnudos mientras hacen una videollamada o una reunión grupal
Como informó Rolling Stone, la aplicación ahora es anfitriona de fiestas sexuales virtuales, «fiestas de juego» y visitas grupales que se han convertido, como dijo un anfitrión, en «la sociedad de intercambio mutuo de apreciación».

De acuerdo con la política de «uso aceptable» de Zoom, los usuarios no pueden usar la tecnología para «participar en ninguna actividad que sea dañina, obscena o indecente, particularmente como tal se entendería en el contexto del uso comercial». La política especifica que esto incluye «exhibiciones de desnudos, violencia, pornografía, material sexualmente explícito o actividad criminal».

«Alentamos a los usuarios a reportar presuntas violaciones de nuestras políticas, y utilizamos una combinación de herramientas, incluido el aprendizaje automático, para identificar de manera proactiva las cuentas que pueden estar en violación», dijo un portavoz de Zoom a Rolling Stone.

Si bien los ejecutivos de Zoom no respondieron a las preguntas del medio sobre los detalles de las herramientas de aprendizaje automático o cómo se podría alertar a la plataforma de desnudos y contenido pornográfico, un portavoz agregó que la compañía tomará una «cantidad de acciones» contra los infractores.

La de los desnudos no es la única polémica que afecta a Zoom. Estos días se ha sabido que hasta medio millón de cuentas han sufrido un problema de seguridad en el que sus contraseñas han quedado expuestas.

Según recoge BleepingComputer, en las últimas jornadas alrededor de 530.000 cuentas de usuarios de Zoom han aparecido a la venta a precios irrisorios o hasta regaladas. En ellas se ofrece el correo, la contraseña, URLs de reuniones y claves host de Zoom. Con todo esto un tercero puede hacerse pasar por otra persona usando sus credenciales y acceder a reuniones de Zoom o intercambiar mensajes sin el consentimiento del usuario propietario de la cuenta.

Otro de los problemas que está teniendo Zoom es el llamado Zoombombing, un acto de gamberrismo que consiste en colarte en una videollamada ajena y sabotearla. ¿Cómo puede entrar alguien a una llamada de otra persona e interrumpirla? Ese es uno de los (muchos) problemas de seguridad que Zoom tiene que solucionar.

Anuncios

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook