Luego de más de diez horas de una teleconferencia de los ministros de energía de países productores de petróleo, México, que había sido el único país que no aceptó el recorte de producción acordado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y productores independientes que se celebra en Viena, Austria, propuso recortar su producción en 100 mil barriles diarios en los próximos dos meses.

El cartel esperaba que nuestro país recortara su producción en 400 mil barriles diarios para contribuir a estabilizar el mercado.

Sin embargo, y después de abandonar la reunión para retomar su lugar a las 19:55 horas de México, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, escribió en su cuenta de Twitter que “México en el consenso para estabilizar el precio del petróleo en la reunión de la OPEP ha propuesto una reducción de 100 mil barriles por día en los próximos dos meses. De 1.781 millones de barriles diarios de producción que reportamos en marzo del 2020, disminuiremos a 1.681 millones de barriles”.

Gonzalo Monroy, analista y socio de la firma Monroy Energy, comentó que en realidad esos 1.681 millones de barriles se parece a lo que ya está produciendo Pemex. Con la producción de privados, producto de la Reforma Energética, es que llegan a 1.721.

Antes de iniciar la reunión ministerial, la titular de la Sener había expresado a través de su cuenta de Twitter:

Sin embargo, y conforme avanzó el día, Nahle propuso recortar la plataforma de producción de México a partir de lo proyectado de 1.9 millones de barriles diarios y no desde su producción actual, 1.75 millones de barriles, lo cual fue inaceptable para el resto de los países productores.

De acuerdo Nayla Razzouk, analista que cubre la reunión, Nahle García abandonó la reunión sin hacer algún ofrecimiento de recorte por parte de México.

Esta actitud fue descrita por Hussam Al Saleh, miembro del grupo negociador Saudi Arabe, en su cuenta de Twitter de la siguiente manera: «No importa ser hombre o mujer, puede ser un negociador duro, pero no debe huir de las negociaciones”.

Abhi Rajendran, de la firma consultora ARaj-Energy, sostuvo que la posición de México es absurda. «Quieren mostrar que Pemex aumentara la producción a las refinerías locales. Esos refinadores funcionan con 40-50% el año pasado y son una broma total», expresó.

La demanda es peor ahora, pues la economía mexicana ha caído 10% este año. 

Antes de que México regresará a la reunión, la propuesta de reducción de la producción de petróleo crudo a nivel mundial fue respaldada por el resto del grupo de productores.

De entrada, Rusia y Arabia Sauditareducirán su producción en 2.5 millones de barriles diarios a partes iguales, desde un nivel de 11 millones de barriles por día, según el proyecto de acuerdo alcanzado por los ministros miembros de la OPEP y productores independientes difundido por la agencia oficial TASS.

El proyecto de acuerdo es que los países productores limitarán su producción en 10 millones de barriles diarios, desde 43.8 millones a 33.8 millones.

Para cada país que participa en el recorte, la producción deberá ajustarse a la baja en 23%.

Hasta antes del acuerdo, las cotizaciones del petróleo crudo en los mercados internacionales reflejaron comportamientos distintos:

El petróleo crudo texano WTI reportó una reducción de 7.99% para ubicarse en 23.21 dólares; el aceite tipo Brent que se comercializa en el mercado europeo aumentó de 0.16% para alcanzar los 31.82 dólares por barril, mientras que el crudo mexicano se redujo de 17.89 a 16.54 dólares por barril.


Redacción El Universal

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook