El presidente Andrés Manuel López Obrador dio la orden a las dependencias y entidades de la administración pública federal, la Oficina de la Presidencia y Tribunales Agrarios, de extinguir todos los fideicomisos públicos sin estructura orgánica, mandatos o análogos de carácter federal en los que funjan como unidades responsables o mandantes.

Según lo publicado ayer en el Diario Oficial de la Federación, la medida busca que la totalidad de los recursos públicos federales que formen parte de los fideicomisos, mandatos o análogos sean transferidos a la Tesorería de la Federación a más tardar el 15 de abril de este año.

Según cifras de Hacienda, al 31 de diciembre de 2019, existían 338 actos jurídicos entre fideicomisos, mandatos y análogos, que en total tienen resguardados 740 mil 573 millones de pesos.

Sin embargo, no todos estos recursos podrán ser transferidos a la Tesorería de la Federación, ya que el decreto publicado ayer establece que “quedan excluidos aquellos actos jurídicos constituidos por mandato de Ley o Decreto legislativo y cuya extinción o terminación requiera de reformas constitucionales o legales, así como los instrumentos jurídicos que sirvan como mecanismos de deuda pública o que tengan como fin atender emergencias en materia de salud o cumplir con obligaciones laborales o de pensiones”.

Esto de entrada excluiría extinguir, por ejemplo, a 56 fideicomisos laborales y pensionarios cuyo monto asciende a 114 mil millones de pesos, el 15% del total.

La estrategia de usar fideicomisos ya había sido adelantada por Excélsior el pasado 30 de marzo, en la cual se estableció que, para enfrentar la emergencia sanitaria, el gobierno contaba con cerca de 512 mil millones de pesos resguardados en distintos fideicomisos, cuya naturaleza permitiría usarse en un eventual estado de emergencia sanitario y económico. Además, especialistas explicaron que su utilización estaba sujeta a que su destino se apegara a los fines de dichos instrumentos financieros.

Asimismo, en los Precriterios 2021 publicados el 1 de abril, la Secretaría de Hacienda ratificó su intención de utilizar los recursos de los fideicomisos para enfrentar la emergencia sanitaria, ya que estableció que “para hacer frente a las ampliaciones de gasto necesarias para atender la emergencia en salud derivada del COVID-19, se utilizarán activos disponibles tanto en fondos y fideicomisos del sector salud, previstos en diversas disposiciones normativas, como de otros activos del gobierno federal.

Mariana Campos, directora de Gasto Público de México Evalúa, explicó a Excélsior que si bien es razonable que el gobierno eche mano de estos recursos de los fideicomisos para enfrentar el COVID-19, “la extinción de algunos fideicomisos puede dejar sin pago a ciertas personas”.

Redacción Excélsior

Anuncios

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook