Según la Organización de las Naciones Unidas, para Kenia es la peor plaga de los últimos 70 años, y para Somalia y Etiopía la peor de los últimos 25.
El brote de COVID-19 no es el único problema que azota África, pues la que se considera la peor plaga de langostas de las últimas décadas continúa y no parece tener fin ni maneras efectivas de combatirla.

Según la Organización de las Naciones Unidas, para Kenia es la peor plaga de los últimos 70 años, y para Somalia y Etiopía la peor de los últimos 25.

La langosta está resultando fatal para la región africana debido a que arrasa con los cultivos que alimentan a millones de personas.

“Se estima que un enjambre en el noreste de Kenia tiene un tamaño de hasta 2 mil kilómetros cuadrados; de modo que, si mi calculadora funciona, todo lo que significa es que habría entre 100 y 200 mil millones de langostas en ese solo enjambre, y que estarían devorando suficientes alimentos para alimentar a 84 millones de personas en un solo día”, dijo el secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lowcock.

Hasta el momento, no se han encontrado mecanismos efectivos para combatir la plaga. Más bien al contrario, los siguientes meses serán fatales, pues con las lluvias de junio se espera que la plaga crezca 500 veces.

La dureza con la que la plaga ha golpeado el continente tiene relación con el cambio climático, como han apuntado diversos investigadores.

“El año 2019 ha sido muy inusual. Por lo general, la lluvia a mediados de diciembre se detiene, pero hoy vemos que en enero sigue lloviendo, lo que ha fomentado este brote. En general, todo el Cuerno de África ha vivido la estación de lluvias más húmeda de los últimos 40 años”, señaló Guleid Artan, director del Centro de Aplicaciones y Predicción Climática (Icpac).

La voracidad de la langosta desértica, como se conoce a la especie que ataca África, no solo la lleva a acabar con los plantíos durante su vida adulta. Durante la etapa de ninfa también es peligrosa y devora casi todo lo que se encuentre en su camino.

“Durante este periodo de su vida (el de ninfa) es donde se convierte en una verdadera plaga para la vegetación por su insaciable voracidad, hasta el extremo de devorar no solo vegetales, sino también todo lo que encuentra a su paso, como cartón, papeles y hasta géneros, dándose casos donde ha destruido prendas de vestir que después de lavadas son colgadas en los tendederos para su secado. En esta fase llega a medir de 40 a 50 milímetros de largo”, explica el análisis “Langosta. Un estudio milenario”, de Tadeo Buratovich.

La principal razón por la que la plaga resulta fatal es debido a que arrasa con el principal sustento alimenticioh de África. El continente se dedica al campo mayoritariamente, por lo que, si no se controla antes de la próxima cosecha, el riesgo de hambruna, que de por sí ya es alto, aumentará exponencialmente.

Sin embargo, los países de África Occidental también se enfrentan al brote de COVID-19, donde Kenia cuenta hasta la fecha con 25 contagios, Tanzania y Etiopía con 12, y Egipto con más de 400.

Fuente: ADN

Anuncios

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook