La NBA suspendió la temporada “hasta nuevo aviso”, después de que un jugador del Jazz de Utah dio positivo el miércoles por el COVID-19, lo que en una primera instancia obligó a posponer el encuentro de su equipo en casa del Thunder de Oklahoma City.

Tras el anuncio, se suspendió también el duelo que los Pelicans de Nueva Orleáns estaban por disputar en la cancha de los Kings de Sacramento.

Después de los encuentros que alcanzaron a comenzar el miércoles, no habrá ninguno más, por lo menos por un tiempo. Una persona con conocimiento de la situación dijo que el jugador que dio positivo fue Rudy Gobert. La persona habló en condición de anonimato con The Associated Press pues ni la liga ni el equipo han confirmado el presunto positivo.

“La NBA está suspendiendo los partidos una vez que concluyan aquellos previstos para esta noche, hasta nuevo aviso”, anunció la liga mediante un comunicado poco antes de las 9:30 de la noche (0130 GMT). “La NBA aprovechará esta pausa para determinar los pasos a seguir respecto de la pandemia del coronavirus”.

De acuerdo con la NBA, el resultado positivo fue reportado poco antes de que iniciara el partido de Utah en Oklahoma City. Los jugadores estaban ya en la cancha para los calentamientos, cuando se les pidió que regresaran a los vestuarios.

Unos 30 minutos después, se informó al público, ya sentado en el graderío, que el duelo se pospondría “debido a circunstancias imprevistas”.

Esas circunstancias constituyeron el peor escenario que contemplaba la liga: el de un jugador que diera positivo. Una segunda persona que habló con la AP bajo condición de anonimato dijo que el cierre de la actividad de la NBA duraría como mínimo dos semanas.

Sin embargo, reconoció que la situación evoluciona muy rápidamente.

“El momento actual es grave”, comentó el entrenador del Heat de Miami, Erik Spoelstra. “Pienso que la liga dio los pasos adecuados y prudentes, y que todos deberemos monitorear la situación y ver adónde avanza desde acá”.

El Jazz emitió un comunicado en el que explicó que uno de sus jugadores _sin identificarlo_ había dado negativo el miércoles por influenza, estreptococo o infección de las vías respiratorias superiores. Los síntomas del jugador se atenuaron a medida que avanzó el día, pero de todos modos se tomó la decisión de realizar el análisis de COVID-19.

Esa prueba arrojó un resultado preliminar positivo.

“El individuo está actualmente bajo el cuidado de los funcionarios de salud en Oklahoma City”, informó el Jazz. Añadió que actualizaría la información cuando lo considerara conveniente.

Horas antes de que se sucedieran vertiginosamente los hechos que desembocaron en la suspensión de la temporada, trascendió que la mayoría de los dueños de los equipos de la NBA prefería una propuesta de jugar temporalmente sin aficionados en las arenas.

Los dueños habían sostenido una teleconferencia el miércoles y tenían previsto hablar el jueves con la intención de afinar los planes y de que la liga pudiera hacer un anuncio, de acuerdo con una persona que habló con The Associated Press en condición de anonimato debido a que los detalles no se habían revelado.

El positivo de Gobert precipitó las decisiones hacia un nuevo rumbo, el de dejar la campaña en suspenso.

Antes de la jornada, se había decidido ya que el juego de Brooklyn en Golden State se disputaría el jueves sin afición, pero eso se debía a una restricción del gobierno local y no a un mandato de la liga.

En buena parte de la gente, el nuevo coronavirus provoca sólo síntomas leves o moderados, como fiebre o tos. Pero para algunas personas, principalmente los ancianos y gente con otros problemas de salud, el padecimiento puede causar un cuadro más severo, incluyendo neumonía.

La gran mayoría de la gente se recupera tras contraer el nuevo virus.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la gente con este padecimiento manifestado en forma leve se recupera en un par de semanas. Aquéllos con síntomas más graves pueden tardar de tres a seis semanas en alcanzar el pleno restablecimiento.

En China continental, donde inició el virus, más de 80.000 personas se han contagiado y más de 58.000 se han recuperado.

Anuncios

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook