En México los jóvenes somos 30.6 millones de entre 15 a 29 años, y según la redacción del 29 de enero del 2019 del periódico “El Economista”, los jóvenes representamos el 29.32% del padrón electoral, sumando entonces 25.7 millones de jóvenes con toda la herramienta para ejercer su derecho al voto.

Y bien, este antecedente alude a que en una entrevista con el periódico “Milenio”, Joaquín Rubio Sánchez, vocal ejecutivo del Instituto Nacional Electoral comunicó que se “adelantarán credenciales para votar a jóvenes de 17 años que cumplan años antes del 6 de junio” para las elecciones del 2021. Lo que representa una relevante ampliación al padrón electoral, contemplando alrededor de “250 mil nuevos votantes tan sólo en el Estado de México”. Un nuevo reto de captación para los partidos políticos y de introducción para la población joven.

No es nuevo que los menores de 18 años quisieran ejercer su derecho al voto. Por ejemplo: en enero del 2018 Dafnelí Andrés Tapia una joven Mexiquense oriunda del Municipio de Tenancingo, interpuso ante la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación un recurso de apelación para que la credencial de elector pudiera ser “solicitada” por personas a partir de los 16 años, bajo el argumento de que “según la Ley tenemos derecho al matrimonio y a heredar a partir de los 16 años, pero no se tiene el derecho al voto lo que es sumamente incongruente”.  Este antecedente sólo denota que los niños, adolescentes y jóvenes siempre hemos querido formar parte, construir patria. Que hemos estado interesados en participar, pero que los instrumentos legales, sociales y partidistas no han sido suficientes para incentivar nuestra participación política.

Según el comunicado de prensa 201/19 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se estima de acuerdo con el ENOE 2018, que en México residen 13.7 millones de adolescentes de 12 a 17 años, por ende el total de la población de adolescentes de 17 años es de aproximadamente 2.2 millones

El papel de los partidos políticos

Hay un gran reto; “tomar enserio a la juventud”. Desde siempre los jóvenes son el motor de la vida social en México, y actualmente somos nosotros los que participamos (aunque tras bambalinas), en las críticas a los representantes populares, pero lamentablemente la mayoría de los jóvenes en diferentes Instituciones Partidistas se han “utilizado”, únicamente como vehículo para atraer el voto joven, los estímulos para se introduzcan en la vida política del país son escasos e incluso nulos; se ha avanzado de manera importante al generar las condiciones de participación en candidaturas con las famosas “cuotas”, pero éstas no son designadas con objetividad y responsabilidad. Pues en la mayoría de los partidos pondera el vínculo consanguíneo o de compadrazgo para la designación, lo que evidentemente desmotiva a la meritocracia.

“separados somos insuficientes, juntos somos decisivos”

Anuncios

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook