Este festejo mezcla la tradición católica y la tradición de comer tamales.

La festividad católica recuerda la presentación de Jesús y la purificación ritual de la Virgen María. Es por esa razón que se acostumbra llevar al Niño Dios a la Iglesia para que sea bendecido.

Vestir al Niño Dios no es parte de la liturgia de la Iglesia; pero se trata de una tradición popular con que la gente busca rendirle un homenaje.

Algunos fieles tienen la costumbre de cambiar la vestimenta del Niño Dios cada año; sin embargo la Iglesia no marca que debe ser así. «Las imágenes de madera o yeso son solo imágenes y no sienten. No se visten porque ‘tengan frío’ o se les cambia el atuendo para que ‘no se enojen’ como suele decir la gente», señala el semanario católico Desde la Fe.

¿Por qué se celebra el Día de la Candelaria?

A mediados del siglo V esta celebración era conocida como la “Fiesta de las luces”.

No se sabe con certeza cuándo comenzaron las procesiones con velas relacionadas a esta fiesta.

La Virgen de la Candelaria o Nuestra Señora de la Candelaria es una advocación que tiene su origen en Tenerife, España.

La Virgen se apareció en 1392 a dos aborígenes “guanches” que pastoreaban su rebaño. Ellos al llegar a la boca de un barranco, vieron que el ganado no avanzaba.

Uno de los pastores avanzó para ver lo que pasaba y vio en lo alto una pequeña imagen de madera de una mujer, como de un metro de alto. En la imagen, la señora portaba una vela en la mano izquierda y cargaba a un niño en el brazo derecho, mientras que el pequeño llevaba en sus manos un pajarito de oro.

La Virgen de la Candelaria, patrona de Canarias, y se venera en la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria en Tenefire.

Más adelante, esta devoción se extendió y llegó también a América.

¿Por qué se comen tamales el 2 de febrero?

En México forma la tradición señala que las personas que sacaron el niño en la Rosca de Reyes, pagan los tamales el Día de la Candelaria.

Los tamales son alimento típico de todo México; forman parte de nuestra herencia indígena.

Cuando se conmemoraba el inicio de la temporada de siembra, los aztecas realizaban diversos rituales en honor a Tláloc, Chalchiuhtlicue y Quetzalcóatl, en los que servían productos elaborados con maíz -entre ellos los tamales- como ofrenda para los dioses.

Durante la Conquista y evangelización, los frailes mezclaron las tradiciones prehispánicas y católicas, dando paso a ritos con características únicas como las que se dan durante el Día de la Candelaria y los tamales como parte de las festividades.

Es por esta razón, que a quienes le salga el “Niño de la Rosca” se convierten en padrinos y por ende deberán ofrecer una fiesta para levantar al niño del pesebre y por eso se ofrecen tamales.

Redacción AhoraTabasco

Anuncios

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook